En la vida contemporánea, un lugar para la poesía

Lunes, 16 Mayo 2011 00:00

 

En la vida contemporánea, un lugar para la poesía

 

**La Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial dibuja
panoramas de la poesía actual

 

Nada hay de nuevo en afirmar que, frente a las turbulencias que atraviesa la industria editorial, una de las respuestas ha sido cerrar espacios para el cuento y la poesía. Frente a dicho criterio comercial, las editoriales independientes y universitarias han asumido la tarea de llevar estos trabajos al público. Sin embargo, el cómo y para qué hacerlo siguen en el tintero de los cuestionamientos.

 

En ese escenario, la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM presenta dos libros que ofrecen respuestas, al menos, provisionales: Tan lejos de Dios. Poesía mexicana de la frontera norte y Mujeres en su tinta. Poetas españolas en el Siglo XXI.

 

Ambos compilados por el editor, poeta y traductor Uberto Stabile (Valencia, España, 1959), confirman que la poesía puede ser efectivamente un negocio: uno cuya rentabilidad reside en la aportación de nuevas formas de entendimiento de los fenómenos de nuestro tiempo.

 

Donde Dios y el diablo se juntan

 

Concebido como un mosaico poético de una de las fronteras más dinámicas del mundo, Tan lejos de Dios tiene dos raíces: la inspiración en una antología de poetas de la frontera norte entre 1950 y 1970 realizada por Margarito Cuéllar y, en segundo lugar, la frase pronunciada por Porfirio Díaz en 1908 en la famosa entrevista con el periodista estadounidense James Creelman: “Pobre México, tan lejos de Dios, tan cerca de Estados Unidos”.

 

Para Stabile, estas palabras nunca tuvieron tanto sentido. Hablar de la frontera mexicano-estadounidense, que ha conocido la severidad de las relaciones desequilibradas entre ambas sociedades, implica reconocer que sólo quienes viven en ella conocen los códigos necesarios para entenderla y sobrevivirla.


La antología, con trabajos de 64 autores nacidos entre 1950 y 1990, no se conformó por criterios generacionales sino como una aproximación poética a la realidad social, cultural y geográfica de la frontera norte. Un espacio donde se vive una intensa actividad literaria.

 

Tan lejos de Dios habla de las raíces indígenas, del mestizaje, del lejano y salvaje oeste, de la migración y la frontera, habla mucho del desierto y desde el desierto, habla de la familia, de los abuelos, de los ancestros y habla de la soledad de las ciudades, habla de la revolución y de la música de quienes la siguen creyendo, habla de la colonización de las costumbres y habla de la muerte pura y dura, de las maquiladoras y las muertes de Ciudad Juárez …”, escribe el editor.

 

“Escribir: muerte. Separar las sílabas. Desentrañar las letras. / Escribir la muerte. Abrirla”, expresa Cristina Rivera Garza, de Matamoros.

 

“En el desierto todo tiene el mismo nombre / Dios y el diablo viven juntos / y andan de puntillas correteándose las sombras / tentación solar el nombre de tu cuerpo / un cacto da lo mismo espinas que flores luminosas / acá amor y sexo se escriben con la misma mano / libro de arena el corazón se desmorona”, cuenta Carlos Reyes Ávila, de Torreón.

 

Como aquellas, las fronteras de 62 poetas más aparecen en Tan lejos de Dios, coeditado por la UNAM y Ediciones Baile del sol.

El secreto de la poesía

“La poesía escrita por mujeres es probablemente el cambio más significativo que ha experimentado la poesía española en el último cuarto de siglo”, afirma Uberto Stabile en Mujeres en su tinta. Poetas españolas en el siglo XXI.

 

El señalamiento, que destaca la creciente participación de las mujeres en los ámbitos creativos, cobra importancia frente a las profundas transformaciones que ha vivido aquel país tras la llegada de la democracia en los años setenta, así como su incursión en la Unión Europea.

 

Resultado de tales procesos, la selección presenta el trabajo de 31 poetas de diferentes generaciones: un panorama de la actividad poética femenina en España en los albores de este siglo. Desde luego, los temas son plurales, aunque prevalece una sensación de intimidad.

 

“Podría haberme emborrachado/de ansiolíticos potentes/o de vodka barato. /Podría haberme enganchado/a la coca, a las telenovelas/o al chocolate./ Podría haberme hecho adicta/a tus ausencias/a tu malquerer, a tu dolor,/a tu lista de contraindicaciones,/pero preferí averiguar/qué eran los dos bultos/que me nacían en la espalda/y echarme a volar”, escribe Begoña Abad.

 

Por otro lado, sentencia Julia Otxoa: “El secreto de la poesía pertenece/más al náufrago que al navegante”.

 

Como ellas, otras 29 poetas de diversas extracciones sociales, preparaciones académicas e historias personales disímbolas comparten en Mujeres en su tinta, coeditado por la UNAM y Editorial Atemporia.

Así, además de dar salida a una inquietante oferta literaria que no encuentra espacio en los circuitos comerciales, la presentación de ambas antologías por la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial reafirma que, a través de la poesía, el negocio de saber dónde y cómo vivimos no parece tan mala inversión.