Un millón de visitas a Material de Lectura

Viernes, 25 Noviembre 2011 06:00

 

 

Un millón de visitas a Material de Lectura

 

 

*El sitio de internet, que reproduce los títulos de la colección original
impresa en papel, que se publica desde 1977, ha demostrado su
eficacia y vigencia en el interés del público lector
**Además de ratificar que también se puede disfrutar de la literatura
en las páginas electrónicas

 

 

Material de lectura, un muestrario de lo más significativo de la producción literaria del siglo XX y los primeros años del actual, dividido en dos grandes series, Cuento contemporáneo y Poesía moderna, fue fundado en 1977 como una estrategia de difusión de la literatura entre estudiantes universitarios y público lector en general.

Su eficacia comunicativa se confirma desde entonces. El formato funcional de sus ejemplares, por su contenido breve, referencialidad biobibliográfica y pertinencia en cuanto a selección, la ha convertido en una colección icónica dentro de la producción editorial de la UNAM.


Además, la colección fundamenta su importancia en la titánica labor de incluir a algunos de los más importantes autores del siglo XX en su catálogo. Nombres relevantes entre los que se cuentan los de Italo Calvino y Álvaro Mutis, Samuel Beckett y Allen Ginsberg, Angelina Muñiz-Huberman y Paul Claudel, Oliverio Girondo y Clarice Lispector, Agustín Yáñez y Vicente Huidobro, por mencionar sólo algunos.


Para celebrar su aniversario número treinta, y adaptándose a las necesidades comunicativas de las nuevas generaciones postecnológicas, la UNAM, en 2007, siendo director de literatura el también escritor y promotor cultural Sealtiel Alatriste, decidió digitalizar la totalidad de la colección e incluirla en un sitio virtual (www.materialdelectura.unam.mx) que permitiera dar celeridad a la consulta y amplitud al espectro de alcance, con lo que, además, la colección alcanza el prestigio de constituir un acervo cultural significativo de acceso completamente gratuito para todas las regiones del cosmos hispánico.

 

Dicho sitio, pese a no contar con excesivos mecanismos de autopromoción, y confirmando su preeminencia en el gusto de la gente, ha rebasado el millón de visitas virtuales, con lo que sus realizadores ven reconocida su minuciosa labor editorial.

La editora del sitio virtual, Ana Cecilia Lazcano señaló en entrevista que el sitio, pese a su modestia de elementos técnicos, desarrollados con el involucramiento de muy pocos recursos humanos, es dueño de una funcionalidad indiscutible, y que probablemente sea su sencillez aspecto clave de su éxito. La navegación no ofrece mayores complicaciones, el sitio abunda en solvencia y fácil acceso, y cuenta con un índice muy claro y un formato que hace reconocibles los títulos, con lo que la experiencia literaria gana en claridad de apreciación y en facilidad de intercambio emocional e intelectual.


Mantener la funcionalidad de la colección compromete "un trabajo muy elaborado, que necesita varias correcciones", señala Lazcano, pero que encuentra su recompensa última y totalmente satisfactoria en el interés que el público ha demostrado en torno.


Material de lectura
es un "instrumento para conocer a los autores más importantes del siglo", de manera sucinta pero contundente, y siempre convocando a la posibilidad de desarrollar lecturas más profundas. Es un foco de arranque para intereses más ambiciosos.


En la lectura, en la respuesta que el público ha ofrecido al sitio, se justifican tantas horas de trabajo y esfuerzo silencioso, apunta Lazcano, para quien resulta "consolador que el trabajo que uno hace con muchísimo esfuerzo" tenga tal significado final.


"¡Qué mejor reconocimiento que tal cantidad de entradas en la página!. No necesitamos los aplausos y las menciones: ese millón es el mejor regalo que podemos tener. ¡Una recompensa maravillosa!", opina Lazcano en torno a los alcances del sitio.


El editor, un oficiante invisible, es sin embargo una pieza fundamental en el proceso de intercambio que supone todo universo cultural; su labor de reconocimiento, producción y difusión pone en movimiento los contenidos de la cultura, con lo que el círculo comunicativo del arte se cierra, sólo para alimentarse y conducirse hacia nuevos linderos inimaginados.


La digitalización, que ha respetado el orden cronológico con que los títulos fueron publicándose en su momento, hoy en día abarca más del cincuenta por ciento de los casi cuatrocientos títulos totales.


El proceso continuará hasta que el caudal de la colección pertenezca en su totalidad al universo de la red; lo cual, además, abre la posibilidad futura de que se considere la publicación de nuevos autores. Una literatura sin movilidad es una falsa literatura, por lo que la labor editorial en general requiere de evolución y nuevas metas de trabajo. Por lo pronto, la atención del sitio se centra en el catálogo clásico ya existente.


El sitio cuenta con las portadas originales de los ejemplares impresos, un índice claro y de fácil acceso, un buscador interno, y un buzón de sugerencias abierto a la opinión de los lectores. Su estructura elemental resulta sin embargo muy funcional, y la dinámica más ambiciosa que suscita es la de la relación intersubjetiva entre autor, obra de arte y receptor.


La colección, que en la década de 1970 fungió como una especie de libro de texto para los jóvenes interesados en la literatura, pues se ofrecía por precios bajísimos al público en general, hoy renueva su compromiso con la sociedad mexicana e internacional de hacer accesible la alta cultura a los receptores masivos, dado que su formato electrónico admite visitas desde regiones remotas, a la vez que ofrece la totalidad de sus contenidos de manera gratuita.


La alegría de la editora en jefe, Ana Cecilia Lazcano, se empata con estos propósitos, y otorga toda la importancia de su trabajo al efecto de que la lectura permee la mayor cantidad de conciencias posibles de nuestro panorama, en general necesitado de vinculación, identidad y aspiraciones imaginativas.