Inicia el ciclo Teatro por la dignidad en la UNAM

Jueves, 01 Agosto 2019 17:41

 

 

 

  • Obras de Estela Leñero, Antonio Zúñiga, Jaime Chabaud y Juan Villoro llegan a escena como respuesta a las políticas migratorias de Donald Trump

 

El teatro mexicano no va dejar el tema de la migración, estará constantemente en escena, aseguró el coordinador de TeatroUNAM, Juan Meliá, durante la presentación del ciclo Teatro por la dignidad, que del 1 de agosto al 22 de septiembre tendrá cuatro montajes sobre el tema migratorio en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz del Centro Cultural Universitario.

El ciclo es presentado por TeatroUNAM y el colectivo Teatro por la dignidad, que a partir de 2017 comenzó a reflexionar desde la escena acerca de la brutalidad de las políticas migratorias de Donald Trump.

La historia de una madre y una hija que, incluso en la indefensión en la que quedan por la ausencia del hijo y hermano, descubren que pueden cambiar su destino; el recorrido de un grupo de centroamericanos en La Bestia, quienes mantienen su dignidad humana a pesar de cruzar uno de los caminos más peligrosos del mundo; las condiciones laborales de la industria lechera en Estados Unidos, que obliga a sus trabajadores a jornadas de hasta 12 horas los 7 días de la semana; y los asuntos familiares que cuatro hermanos discuten mientras su padre -un estadounidense que huyó a México para no ir a la guerra de Vietnam- es incinerado, son las tramas que el público verá en el ciclo.

Las obras son: No volveré, de Estela Leñero, en temporada del 1 al 11 de agosto; La vieja rabiosa del norte, de Antonio Zúñiga (invitada al ciclo, ganadora del Programa Nacional de Teatro Escolar del INBAL), del 15 al 25; Esperamos al gordo, de Jaime Chabaud, del 29 de agosto al 8 de septiembre; y Cremación, de Juan Villoro, del 12 al 22 de septiembre. Las cuatro, utilizarán una misma escenografía, creada por Jesús Hernández y Gabriel Pascal, y se proyecta que se presenten posteriormente en otros foros universitarios.

Como parte del ciclo se realizarán dos mesas de reflexión: Frontera y migración. Muros que separan familias, con Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos Humanos de la Infancia en México, moderada por Jacobo Dayán, coordinador de la Cátedra Nelson Mandela de Derechos Humanos en las Artes de CulturaUNAM; y Tráfico de migrantes, también moderada por Jacobo Dayán, con la participación de Ana Lorena Delgadillo, directora ejecutiva de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho. Serán el miércoles 7 de agosto y el martes 3 de septiembre, respectivamente, a las 19 horas.

Además, el programa Aula del Espectador dedicará su sesión del miércoles 18 de septiembre al ciclo.

Durante la conferencia para presentar los montajes, Meliá comentó que en las más de 30 funciones del ciclo se mostrará como la migración que es una problemática real, “que vivimos en nuestras casas y con nuestras familias”.

No volveré, compartió por su parte Estela Leñero, surgió de su interés en tratar temas de género. Con la migración como telón de fondo, muestra el impulso de mujeres como Las Patronas, que en medio de la explotación y la opresión encuentran formas de sobrevivencia.

“La migración atraviesa a las familias irremediablemente”, dijo Jaime Chabaud, “siempre quedan cuentas pendientes, se deja algo o a alguien”. Mario Espinosa, codirector con Belén Aguilar de la obra de Chabaud, apuntó que aquellos que intentan conquistar un mismo sueño, forman nuevos círculos familiares. “Oaxaca tiene una segunda ciudad en Los Ángeles; en Chicago hay zacatecanos y poblanos que se reconocen y crean una cadena de solidaridad. Nos movemos en familia para bien y para mal”.

Aunque su obra también está enmarcada en un ámbito familiar, Juan Villoro tiene otro enfoque al escribir sobre migración. El recién nombrado Premio Liber celebró que sea precisamente en la Universidad donde se propicie la reflexión en torno a la crisis humanitaria que ha provocado el éxodo de centroamericanos y el papel que México está jugando en este contexto.

“Recordemos que Luis Videgaray invitó a Trump durante su campaña, otorgándole un rango presidencial (…) En Mexicali, una compañía cervecera, Constelation brands, está construyendo una inmensa instalación que se va a quedar con buena parte del agua del río Colorado; esto va a acabar con la producción de algodón. Hay una complicidad clarísima en este despojo que ocurre dentro de México. Nos hemos convertido ya en el muro. La Guardia Nacional, creada para tratar de combatir al crimen organizado, ahora es patrulla fronteriza. Es muy importante reflexionar sobre lo que hace México respecto a las políticas estadounidenses”, concluyó.