CulturaUNAM festeja a los niños con Petrushka y La gran búsqueda del tiempo perdido

Martes, 03 Abril 2018 10:54

 

 

• El Taller Coreográfico de la UNAM, que dirige Diego Vázquez, presenta este espectáculo basado en la partitura de Igor Stravinsky
• Se presentará los viernes en el Teatro Carlos Lazo y los domingos en la sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario a las 12:30 horas
• También continúa la temporada de La gran búsqueda del tiempo perdido el 7, 14 y 21 de abril a las 12:30 en la sala Miguel Covarrubias del CCU

 

El Taller Coreográfico de la UNAM presenta una versión para niños de la obra Petrushka de Igor Stravinsky, la cual podrá disfrutarse los viernes de abril en el Teatro Carlos Lazo de Arquitectura a las 12:30 horas y los domingos de este mismo mes en el mismo horario en la sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario.

 

El primer montaje de Petrushka se hizo en Rusia y data de 1911. En su momento significó un parte aguas para la danza y otras disciplinas artísticas. Es la historia de tres personajes que trabajan en un teatro que administra un viejo mago abusivo y charlatán. Estos cobran vida y la capacidad de sentir al escuchar el sonido de una flauta que este mismo mago toca con el propósito de literalmente animarlos y exhibirlos en escena.

 

Como hilo conductor aparece la reina del carnaval, quien es cómplice de las maquinaciones del mago. El argumento original plantea un triángulo amoroso en el que se ven involucradas marionetas de pajas que son humanizadas: el desdichado Petrushka, la bailarina a la que ama y el bruto del Moro que se la disputa.

 

Se trata de un espectáculo lúdico, divertido y formativo en donde destaca la escenografía móvil de grandes dimensiones, creada por el arquitecto Oliver Layseca quien diseñó un cubo de 5 por 5 metros el cual se transforma en un laberinto que gira, se abre y cierra. Está inspirado en un parque de juegos para niños, con resbaladilla y un tubo para dejarse caer. Esta versátil estructura está en armonía con los bailarines y la iluminación.

 

Destaca un vestuario muy colorido y vistoso. La musicalidad tiene ligeros cambios en cuanto a las escenas por la incorporación de nuevos personajes; cambia un poco el guión, aunque priva la misma secuencia, aseguró el director del TCUNAM, Diego Vázquez.

 

El director del TCUNAM precisó también que el espectáculo exige a los bailarines gran virtuosismo y musicalidad. “El bailarín debe conocer de los instrumentos musicales y entrar en el ímpetu de su música, a veces tan fuerte. La partitura de Stravinsky ofrece grandes posibilidades de crear un espectáculo divertido, llamativo y con gran fuerza”.

 

Este montaje de danza contemporánea se presentó ya en la sala Miguel Covarrubias en 2011 con la compañía Laleget Danza, y en 2013 esta pieza llegó al Palacio de las Bellas Artes.

 

Diego Vázquez ha creado 26 obras, participó como coreógrafo y bailarín en Laleget Danza, la Compañía Nacional de Danza, el Ballet de Jalisco, Ballet Morelos, Fóramen M. y la compañía de Tania Pérez-Salas. Se ha presentado en España, los Países Bajos, Eslovaquia y Curaçao, desde febrero es el director del TCUNAM fundado por Gloria Contreras.

 

La gran búsqueda del tiempo perdido

 

Otro de los dos eventos dancísticos que intenta atraer la atención del público más joven es, La gran búsqueda del tiempo perdido de Gregorio Trejo, que se presentará los sábados 7, 14 y 21 de abril, a las 12:30, en la sala Miguel Covarrubias.

 

Temas tan complejos como la muerte, la costumbre y el tiempo que podrían parecer difíciles de explicar a los pequeños del hogar, se exponen en este montaje de una manera atractiva mediante música, lumínica, escenografía y un vestuario sorprendente para propiciar una reflexión sobre el origen de la vida.

 

La obra corre a cargo del grupo ÚLTIMO TREN Danza – Escena, compañía capitalina independiente de danza contemporánea fundada en el 2000, que tiene como objetivo incentivar a sus espectadores a conocer nuevas formas dancísticas mediante creaciones en escena con temas que acontecen al ser humano.

 

Gregorio Trejo, quien se enfoca de una manera peculiar en la dramaturgia dirigida a niños, menciona en entrevista que un trabajo orientado al público infantil siempre requiere de una gran cantidad de adornos, tenacidad y exquisitez visual, pero en éste tiene que estar plasmado el mundo como es y lo difícil que puede llegar a ser sin fantasías que lo disfracen.