El día después de Cortázar

Martes, 18 Enero 2011 18:47

 

*La Dirección de Literatura relanza Cuento argentino contemporáneo. Breve antología, compilada por Mempo Giardinelli

 

De esa realidad da cuenta el título Cuento argentino contemporáneo. Breve antología, relanzado por la Dirección de Literatura y compilado por Mempo Giardinelli, quien en la década del noventa recibió el encargo de Hernán Lara Zavala,  entonces titular de la dependencia, para realizar una selección de cuentos de autores nacidos a partir de 1940.

 

Profundamente inmiscuido en la producción literaria argentina, particularmente en la cuentística, como estrecho colaborador de Edmundo Valadés en su revista El cuento (1976-1983), fundador y director de la revista Puro cuento (1986-1992), así como amigo y discípulo de Juan Rulfo, Giardinelli es una voz autorizada.

 

Las zonas de confort

 

Conocedor de la escena literaria de aquel país, el compilador denuncia la similitud entre las antologías de cuento argentino, característica que atribuye a la falta de audacia, pues la mayoría recurre a autores académica y comercialmente consagrados. Además de un característico amiguismo en las selecciones por sobre la calidad literaria.

 

“Es como si en esas muestras cuentísticas Buenos Aires fuera toda la Argentina. Ignoro si esto es así por obeliscocentrismo, ignorancia o simple estupidez. Sospecho que hay un poco de cada una”, señala.

 

En su prólogo para la plural publicación, a salvo de la dinámica comercial, Giardinelli arremete contra una zona de confort que apuesta siempre por los mismos autores.

 

“Bien sé que estoy escribiendo ideas que no resultarán muy simpáticas a algunos de mis paisanos”, reconoce. “Pero no estoy escribiendo un tratado de buenos modales, ni jugando a las visitas”.

 

Renovación temática

 

De acuerdo con Giardinelli, en el cuento de los años setenta y ochenta el signo era casi siempre el exilio y temáticas político-ideológicas. Cuando realizó la selección, los temas dejaron de lado las referencias ideológicas y acogieron el surgimiento de un nuevo escenario social: problemáticas femeninas, sexualidad, ironía.

 

Sin embargo, “en muchos cuentos están presentes la historia, la nostalgia por el país que fuimos, la dictadura, la memoria activa y el rebaje ético, junto con el rock, el desmadre, las drogas, la desesperanza”.

 

Es decir, continúa, combinan elementos de una estética posmoderna con la mejor tradición del cuento argentino: “lo fantástico, la parodia, el absurdo, la experimentación, el costumbrismo, la literatura sobre la literatura, el predominio de lo citadino”.

 

La prueba del tiempo

 

Entre los quince textos, destacan Estado de sitio, de Gabriel Báñez, por su oscuro humor que conjunta la crítica a la política y corsés sexuales; la denuncia social en clave de José Luis Ceballos en Lima Eco Tango no se rinde; o la efectividad de La conversación, de Graciela Falbo.

 

Además, la cruda persistencia de las diferencias sociales en La fiesta ajena, de Liliana Heker; o, en el ámbito de la provincia, la búsqueda de la pasión en Baile en el Marcone, de Guillermo Martínez, o la aplastante soledad en Aves exóticas, de Reina Roffé.

 

"... habían llegado a ese momento en que se dicen cosas que uno ni siquiera sabía que tenía adentro, cosas que solamente parecen ciertas en lo peor de una discusión y después no alcanza la vida para arrepentirse de haber dicho, porque quedan grabadas para siempre en el rincón más vulnerable del otro", escribe Juan Forn en El karma de ciertas chicas.

 

O, sobre la doméstica tarea de sobrellevar la vida y soñar, narra Rodrigo Fresán en El asalto a las instituciones: "Todo es una mierda y quizá deberíamos pensar mejor eso de ser escritores porque me parece que eso nos está pudriendo la cabeza, que somos como más sensibles a las porquerías de la vida".

 

En medio del frenesí que ha generado la superproducción y la profusión de espacios virtuales de la última década, podría apelarse que esta antología (realizada en 1996) no incluye textos publicados esta misma mañana en algún blog recóndito.

 

Sin embargo, los tiempos que otorgan un lugar en la literatura son otros y esta reimpresión delata dos cosas: la prueba del tiempo que han superado estos trabajos y que existen sólidas opciones literarias que podrían complementar la oferta de probados e indudablemente extraordinarios universos de los best sellers argentinos.

 

IMÁGENES:

 

http://www.difusioncultural.unam.mx/saladeprensa/images/enero2011/cuentoargentino/1.JPG

http://www.difusioncultural.unam.mx/saladeprensa/images/enero2011/cuentoargentino/1.JPG