Los cuarenta y uno reedición

Miércoles, 06 Octubre 2010 23:40

 

Reeditan la novela crítico social Los cuarenta y uno

 

 

*Dirección de Literatura de la UNAM

**Incluye un estudio crítico de Robert McKee Irwiny prólogo de Carlos Monsiváis

 

Considerada como la primera novela que habla de la homosexualidad masculina en México, Los cuarenta y uno: novela crítico-social, escrita bajo el seudónimo de Eduardo A. Castrejón y publicada en 1906, da cuenta de una redada en 1901 donde fueron encontrados 41 hombres, 19 de ellos vestidos de mujer.

 

Conocido como el baile de los 41, aquella velada en el centro de la ciudad se tradujo en escarnio público y castigo ejemplar para sus participantes. Así, a poco más de 100 años de la primera publicación, la Dirección de Literatura de la UNAM lanza una nueva edición con la coordinación y estudio crítico del investigador Robert McKee Irwin y prólogo de Carlos Monsiváis.

 

“De esta novela moralista y satírica sólo se contaba con un ejemplar, encerrado en el fondo reservado de la biblioteca nacional, sin circulación alguna. Por eso la importancia de publicar una nueva edición”, dijo en entrevista Robert McKee.

 

A través de publicaciones de los diarios de la época y del escándalo que se vivió, el texto narra diversos detalles de lo acontecido, como el dato de que se trataba de 42 personas, aunque luego se manejó 41 como cifra oficial.

 

“Se dice que el personaje que se eliminó de esa historia fue Ignacio de la Torre, yerno de Porfirio Díaz, quien también participó. Sin embargo, en la novela sí aparece, bajo el nombre de Don Pedro de Marruecos, un libertino acabado”, explicó el investigador estadunidense.

 

Para confeccionar dicho texto, relató McKee, el novelista se basó en los diarios de la época, sobre todo de la prensa popular amarillista, que más que reportar los hechos de los acontecimientos, se burlaban de ellos.


“El texto trata el tema y los eventos con mucho desdén, con un rencor muy exagerado en diversos momentos, pero en otros se fija en detalles como la ropa de los travestis, cómo se maquillan, cómo disfrutan ellos todo esto. En la prensa se ve un rechazo, pero también una fascinación, ya que no pueden dejar de tratar el tema”.

 

De acuerdo con McKee, la novela no es muy buena, pero rescata la leyenda en su forma popular y en realidad si se lee detenidamente, pueden hallarse contradicciones en esas representaciones, ya que aparentemente sólo 19 de los 41 se vestían de mujer. Por tanto, no eran todos travestis.

 

“Además, había otros invitados de un grupo de cantinas que no tenían nada que ver con este grupo de amigos, pero que estaban ahí por curiosidad o quién sabe por qué”.

 

McKee explica en la introducción del texto que nadie sabe quién es el autor ni por qué usó un seudónimo.  Sin embargo, propone que se trató de Mariano Ruiz, un general, diputado, gobernador de Nayarit, que aparentemente estaba viviendo en la ciudad de México en esa época y decidió escribir esa novela.

 

“Recurrió al seudónimo debido a que en esa época nadie se atrevía a escribir abiertamente de este tema con ese enfoque, porque quizá mancharía su reputación, por lo que significaba ser un general y gobernador”.

 

A partir del estudio de Robert McKee, se puede conocer el contexto histórico de aquel hecho y el discurso que surge a través de ese escándalo en la época del porfiriato. Un caso de gran visibilidad que causó impacto en la época.

 

“Fue una época de una represión que provoca curiosidad y que da la posibilidad a nuevas identidades que surgen visiblemente después de la revolución”, precisó el investigador y profesor de español en la Universidad de California.

 

Durante la presentación de la nueva edición de Los cuarenta y uno, Rosa Beltrán directora de Literatura de la UNAM, expuso que en el estudio de McKee se detalla y describe cómo en los periódicos de la época aparece la noticia, el arresto, pero sin que existiera evidencia de que legalmente hayan sido penalizados.

 

La también escritora leyó alguna una nota del periódico El popular, de aquella época, en donde se señala el hecho como “repugnante” y señala textualmente: “no damos a nuestros lectores más detalles por ser en sumo asquerosos”.

 

Sobre tales adjetivos, Beltrán señaló que ese mismo diario que dice sentir un asco espantoso que reprime de inmediato, al día siguiente se dedica a dar pormenores de la noticia y así sucesivamente por dos semanas, con lujo de detalle y descripciones minuciosas.

 

A la presentación de este volumen también acudieron Gabriela Cano y Antonio Marquet, quienes celebraron la reedición del libro ya que lo consideran como el primer acercamiento público de la homosexualidad masculina en México.

 

En el prólogo del recién fallecido Carlos Monsiváis se plasma que “Lo más significativo de la redada de los 41 es, reiteradamente, la detención arbitraria de un grupo que se divierte una noche de sábado. (...) No se conciben siquiera los derechos civiles y humanos de los ‘pervertidos’, y ‘el mal ejemplo’ es delito suficiente”.

 

Los cuarenta y uno: novela crítico-social, escrita por Eduardo A. Castrejón (seudónimo), con la coordinación y estudio crítico del investigador Robert McKee Irwin y el prólogo a cargo de Carlos Monsiváis, ya está a la venta en la red de librerías de la UNAM.