Nuevas miradas sobre viejos temas, en la Dirección de Literatura

Lunes, 15 Octubre 2012 06:00

 

Nuevas miradas sobre viejos temas, en la Dirección de Literatura

*Coronada de moscas, de Margo Glantz, y Perros muy azules,
de Claudia Hernández de Valle-Arizpe, ya se encuentran en la red
de librerías de la UNAM

 

En la era de la información podría parecer innecesario un libro de viajes. Sin embargo, al leer Coronada de moscas, conjunto de las impresiones dejadas por la India en Margo Glantz en sus tres jornadas a tan misterioso país, nos damos cuenta de que es precisamente ahora cuando más necesitamos leer diarios de viaje. No se trata de que nos digan qué ver, tarea que puede delegarse en almanaques electrónicos y agencias, sino de ser guiados en la contemplación de culturas ajenas: para que nos den “nuevos ojos”.

 

Margo Glantz escribe sin metodología, pues su libro no es una monografía, pero compensa su carencia de estructura con una abundancia de sensibilidad cuyo punto de partida es su ambivalencia frente a esta nación: “Me causa espanto su hermosura”, confiesa en una de las primeras páginas. También carece de empatía, en el buen sentido del término; el texto no es, afortunadamente, un tríptico en colores brillantes que busca promover el turismo. Tampoco es una visión cerrada e inquisidora de una sociedad tan singular y contrastante, donde la tradición y la modernidad colisionan frecuentemente (como en tantos otros países, incluyendo el nuestro).

 

La escritora aborda varios de los más fascinantes aspectos de la India: la miseria omnipresente, el antiguo esplendor, la inverosímil industria fílmica de Bollywood, el sistema de castas aún prevaleciente, las distintas religiones presentes en su territorio, la dificilísima posición de la mujer. También aborda algunos de los temas más mundanos, pero no por ello menos interesantes: el comercio, la falta de higiene, la vida en la calle (¡Qué interesante sería conocer cómo es el día a día, no en las ciudades, sino en las distintas aceras del mundo!), el transporte y la alimentación.

 

Margo Glantz es con todo derecho una erudita, y en este libro se hace acompañar por un gran séquito de artistas e intelectuales que también han sucumbido al encanto de la India. Siempre pertinentes, enriquecedoras, desfilan las citas de quienes que han dedicado sus palabras y sus obras a esta tierra.


Ya inmersos en el tema, conviene completar esta lectura con el infaltable Vislumbres de la India de Octavio Paz, la poesía de Tagore y, por qué no, con el sencillo pero valioso Voces de la India de Teresa E. Rohde.

Coronada de moscas, de Margo Glantz, es una coedición de la Dirección de Literatura de la UNAM y Editorial Sexto Piso. Con fotografías de Alina López Cámara y un poema de Blanca Varela, se trata de un retrato contemporáneo de la India: una invitación a viajar con nuevos ojos.

Poemas que cuentan historias

Perros muy azules, reciente trabajo de Claudia Hernández de Valle-Arizpe, es una colección de poesía teñida de narrativa que aborda tres de las neurosis más comunes de nuestro tiempo: la de la soledad, la del olvido y la de la juventud.

Merecedora del Premio Iberoamericano de poesía “Jaime Sabines” en 2010, esta colección de poemas plantea tres perspectivas: la de un abandonado (“solo”), una enferma de Alzheimer (“enferma”) y una joven (“el viaje”) que se aleja del cliché de la juventud optimista y saludable para darle voz a esos otros jóvenes: los voyeuristas de la vida que se debaten entre la atracción y el miedo, la búsqueda de la intimidad y la alienación.

 

Como ejemplo, los siguientes versos: “Al salir no busco a nadie; sólo ando. / Cruzo de norte a sur la retahíla de edificios, / sabiendo que todos están lejos / y que si me añoran no me lo dirán”, “Me intrigan los que buscan algo, / los que se contentan con la realidad exterior / y también los que esperan / los que espían / los que imaginan lo que miran”, “Cuento mis sueños al que está a mi lado. / Aunque duerma, / le describo cada hallazgo. / Veo desde el piso 20 / la ciudad que comienza a encender sus luces / y una ferocidad de lobo me asalta: / tengo un cuerpo y tiene un plazo”.

 

El personaje del solitario está igual de bien logrado; sintetiza admirablemente no ya un momento psicológico sino un estado vital: “También hoy, la noche es un animal / sobre el que escribo dos sílabas de frío”, “Me duele la cabeza / como a un barco que deja los puertos. / Me duele, también, la muñeca / y algo detrás de los ojos”.

 

Probablemente, el más inquietante de los tres enfoques sea el de la enferma de Alzheimer, pues ese estado de “exilio”, como la llama la autora, no ha sido suficientemente abordado por la literatura en general y por la poesía en particular; después de todo, hasta antes de los recientes avances en neurología, todos los fenómenos de desgaste intelectual inherentes a la vejez se agrupaban bajo el término genérico ‘senilidad’. La autora se adentra en este enigmático terreno planteando la pregunta que, por obvia, no deja de ser menos inquietante: “Ahora que confundes las palabras, que no recuerdas, que olvidas y sonríes, que llamas a un objeto con el nombre de otro, que no les crees a ellos cuando te dicen: Mamá, soy tu hijo, y tú dudando, acechando; ¿quién eres?”

 

El poemario, sólido y redondo, merece ser leído y comentado. ¿Su único defecto? El título, porque no le hace justicia al contenido.

 

Perros muy azules, de Claudia de Valle-Arizpe es una coedición de la Dirección de Literatura de la UNAM y Ediciones Era. Ambos títulos se encuentran en la red de librerías de esta casa de estudios.