El Taller Coreográfico de la UNAM rindió homenaje a su fundadora: Gloria Contreras

Viernes, 30 Noviembre 2018 12:14

 

 

  • El TCUNAM presentó dos coreografías clásicas de Gloria Conteras: Danza para mujeres y Réquiem de Mozart
  • Como parte del homenaje estrenó el documental In Memoriam Gloria Contreras, de Hernán Perera
  • Para mi madre, la vida no tenía sentido si ya no podía bailar: Gregorio Luke, hijo de Gloria Contreras

 

Gregorio Luke, hijo de la maestra Gloria Contreras, asegura que hay un debate sobre cuál es la mejor obra de su madre. Hay quien dice que Huapango, otros apuestan por La consagración de la primavera y quienes aseguran que el Réquiem de Mozart. Lo que sigue siendo una triste paradoja para el investigador es que esta última danza, basada en una pieza fúnebre, sea dedicada a su creadora. Ante el público congregado el pasado domingo en la Sala Miguel Covarrubias y con la emoción acumulada en la garganta, sólo pudo preguntar: “¿Quién iba a pensar que hoy, 25 de noviembre, íbamos a dedicar su propio Réquiem a Gloria Contreras?” La respuesta: un aplauso prolongado.

En una emotiva función que formó parte de su Temporada 100, el Taller Coreográfico de la UNAM (TCUNAM) rindió homenaje a su fundadora y directora por más de cuatro décadas, la bailarina y coreógrafa Gloria Contreras. El programa estuvo integrado por dos piezas clásicas de su repertorio: Danza para mujeres y Réquiem de Mozart, y además se estrenó el documental In Memoriam Gloria Contreras, de Hernán Perera.

Luego de la ejecución de la primera coreografía, subieron al escenario Evoé Sotelo, directora de Danza UNAM, y Diego Vázquez, director del TUNAM, acompañados de Gregorio Luke y Hernán Perera.

Gregorio Luke señaló que en un 25 de noviembre de hace tres años agonizaba su madre, a la que ya no pudo ver con vida: “Queríamos que se velara en el Teatro Carlos Lazo, de Arquitectura, pero no se pudo y lo hicimos aquí. El día que la estaban enterrando, el Taller daba una función. El domingo se estrenó una obra suya. Creo que es de las pocas coreógrafas cuyas obras se estrenan después de muerta. Dejó varias obras”.

“Mi madre murió de tristeza –continuó--. Le habían hecho una operación de cadera y ya no pudo volver a bailar. Para ella, la vida no tenía sentido si ya no podía bailar.” Luke señaló que montar sus obras es una manera de revivirla. Agradeció a la UNAM haberlo hecho posible y al TCUNAM haber montado Danza para mujeres con un elenco totalmente nuevo.

Luke recordó que esta coreografía es una obra muy personal de Contreras ya que está construida con movimientos que aluden al momento del parto. Agregó que ella tuvo muchos problemas por su decisión de ser madre.

Evoé Sotelo ponderó el lugar de Contreras en la danza universitaria y nacional, y reconoció como un acierto la decisión de integrar al programa Danza para mujeres en el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres y las Niñas. Consideró un acto de violencia para las bailarinas “el que se nos impida bailar después de haber sido madres”.

En su turno, Hernán Perera, fan confeso del TCUNAM desde hace 15 años, señaló que fue una frase de Contreras la que lo llevó a crear el documental: “La danza es el arte del momento, el vértigo continuado, el movimiento efímero que muere en el mismo instante de su nacimiento”.

Señaló que su intención fue dejar a las nuevas generaciones un documento que registra ese movimiento efímero de la maestra Contreras. Luego de la exhibición del documental, la función culminó con la ejecución del Réquiem de Mozart.

La temporada 100 del TCUNAM continuará este fin de semana con el programa Siglo XXI, integrado por obras de Gloria Contreras, Sarah Matry-Guerre, Annabelle López Ochoa y Diego Vázquez.