Más de 19 mil personas festejaron el Día Internacional de la Danza 2018 en el CCU

Lunes, 30 Abril 2018 18:00

 

 

*Personas de todas las edades abarrotaron los foros del Centro Cultural Universitario
*La Limón Dance Company, Igor y Moreno, la batalla de Voguing y Acerina y su     danzonera entre lo más concurrido
*Se presentaron más de 120 agrupaciones
*Más de 1500 bailarines actuaron en 9 foros
 
 
 
El Día Internacional de la Danza 2018 superó las expectativas y logró congregar a poco más de 19 mil personas en 10 horas ininterrumpidas de funciones, llevadas a cabo en 9 foros del Centro Cultural Universitario de manera simultánea.
 
Bajo el lema “Cuerpos en resistencia”, el festejo mantuvo como eje conceptual al cuerpo como ente político. Así lo expresó durante la inauguración, en el foro del Estacionamiento 3, la maestra Evoé Sotelo, directora de Danza UNAM.
 
En su discurso recordó a los cuerpos de los caídos hace 50 años, durante el movimiento estudiantil de 1968, pero también a los cuerpos de los atletas negros estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, que se manifestaron, durante la ceremonia de premiación de la final de los 200 metros en los XIX juegos olímpicos, levantando sus puños enfundados en guantes negros.
 
La coreógrafa recalcó la importancia de la danza como una manera de resistencia ante la violencia en el país, que en los últimos días cobró la vida de tres alumnos de cine de la Universidad de Guadalajara: Salomón Aceves, Marco García y Daniel Díaz. Una vez inaugurado el evento, comenzaron las actividades en el Estacionamiento 3 del CCU con la participación de los grupos de los talleres libres y recreativos de la Dirección de Danza.
 
Al final del segundo bloque de presentaciones, se le entregaron sendos reconocimientos a las maestras Miriam Pacheco y Cora Flores por su labor en el desarrollo y consolidación de los talleres libres y recreativos de danza. La gente abarrotó el foro durante todo el día y ya cerca de las seis de la tarde participó entusiasta en la clase de danzón que impartió el maestro Félix Rentería, previo a la actuación de la mítica orquesta Acerina y su danzonera, que recibió un reconocimiento por sus 80 años de existencia.
 
El Salón de Danza registró largas filas durante toda la jornada, al igual que el foro Sor Juana Inés de la Cruz y el teatro Juan Ruiz de Alarcón, foros en donde se presentaron grupos mexicanos de gran trayectoria como Barro rojo, Contempodanza, Danza Capital y Némian. Mientras tanto, en los pasillos del Centro Cultural Universitario, la gente se detenía a ver las intervenciones realizadas por Asalto diario o Pájaro Mosca.
 
El foro ubicado en la explanada de la Espiga albergó a grupos de danza folklórica, flamenco y tango, que lograron mantener ocupadas la totalidad de las sillas. La gente incluso se colocó afuera de la carpa o sobre la banca que delimita la explanada para apreciar el colorido de los cuadros dancísticos sobre la tarima.
 
El Foro de la Fuente, colocado en el corazón del Centro Cultural Universitario, registró una gran afluencia que se desbordó a las seis de la tarde con la batalla de Voguing, a cargo de House of D. Los bailarines, ataviados con mallas de red, faldas entalladas, shorts y capas, desfilaron ante los jueces y la concurrencia a la manera de las modelos de la revista Vogue.
 
Rostros pintados y gestos seductores, actitud y elegancia en los movimientos provocaban la admiración del público. Los aplausos venían cuando alguno de los voguers portaba algún cartel con leyendas como “No a la homofobia” y “Libertad”. El lema del DID18 fue materializado por los bailarines: cuerpos en resistencia, cuerpos que dicen no a la discriminación.
 
Mientras tanto, en la sala Miguel Covarrubias se presentaba la Limón Dance Company con el Taller Coreográfico de la UNAM. Desde una hora y media antes de la función la gente ya estaba formada para ver a una de las mejores compañías del mundo, que una noche antes había mostrado su gran talento en el mismo foro.
 
Al medio día se había presentado el doctor en biología molecular Xavier Le Roy, ofreciendo una conferencia performática que terminó en una interesante charla con el público. Horas más tarde tocó el turno a Igor y Moreno, quienes contagiaron sus saltos a parte de la concurrencia. Un ciclo narrado a través de saltos, de ritmos e intensidades, una historia de complicidad y solidaridad es la que exponen los bailarines en Idiot-Syncrasy, pieza que pone a prueba la resistencia del cuerpo.
 
El Día Internacional de la Danza cerró a ritmo de danzón, pero el proyecto Cuerpos en Resistencia continuará con eventos todo el año, en el marco de M68, programa a través del cual la Coordinación de Difusión Cultural conmemora los 50 años del movimiento estudiantil de 1968