Quim Pujol presenta ASMR del futuro, pieza sensual y erótica, en el Salón de Danza

Lunes, 19 Febrero 2018 17:03

 

  • ASMR del futuro explora la necesidad de la interposición de la tecnología entre los cuerpos
  • Quim Pujol es artista, escritor, profesor y poeta español
  • Se presenta en el Salón de Danza del Centro Cultural Universitario, el viernes 23 y sábado 24, a las 19 horas, y el domingo 25,a las 18 horas, entrada libre

 

Quim Pujol tiene un objetivo: detonar un hormigueo placentero en las regiones periféricas del espectador a partir de 50 minutos de susurros y proyecciones. Tal es la tónica de ASMR del futuro, pieza que presentará en el Salón de Danza del Centro Cultural Universitario, el viernes 23 y sábado 24 de febrero, a las 19 horas, y el domingo 25, a las 18 horas. Entrada libre y cupo limitado a 50 personas.

Pieza viviente desde su estreno hace dos años, en Barcelona, España,  y que por primera vez se presenta en México, ASMR del futuro “trata de un tema que hoy en día es muy común, pues estamos en contacto permanente con gente que físicamente está presente, pero mentalmente no, son presencias fantasmagóricas”, menciona Pujol en entrevista.

“El cuerpo del futuro es un cuerpo que está conectado con sistemas operativos, es una metáfora”, agrega.

La pieza está basada en la así llamada Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma (ASMR, según las siglas en inglés), que consiste en un placentero hormigueo en las regiones periféricas del cuerpo, dando resultado una serie de estímulos visuales, auditivos y cognitivos. Este fenómeno se hizo conocido a través de la cibercultura, donde numerosos artistas, en su mayoría mujeres, intentan  desencadenar sensaciones en el espectador a través de vídeos online.

Quim Pujol, proveniente de Barcelona, España, es escritor, artista y comisario de la Secció Irregular del Mercart de les Flors y profesor del Programa de Estudios Independientes del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA).

El maestro Pujol emplea acciones somáticas y técnicas de ASMR con el público dentro de un contexto de ciencia ficción para explorar la dimensión sensual de un cuerpo que aún está por venir, trabajando a la danza no sólo en formas rítmicas y armónicas, sino en una suma de conocimientos alrededor del cuerpo.

El artista utiliza un micrófono de condensador, captura los sonidos muy pequeños, el sonido es susurrado y se despliega a lo largo de 50 minutos. Este proceso tiene un efecto hipnótico en la gente que está escuchando, y también es un festín visual.

“Es la primera vez que se presenta en México –advierte--, es una pieza sensual y erótica, espero no sea un público muy pudoroso pues tiene una calidad sexual.”