Inauguración exposición Naranjo

Miércoles, 15 Junio 2011 17:01

 

 

A ti te hablo, exposición de Rogelio Naranjo que muestra una selección del acervo que el caricaturista donó a la UNAM


*La muestra exhibe 225 caricaturas de un total de 10 mil 337 cartones entregados a la
UNAM para su resguardo, conservación y difusión

**Se inaugurará el próximo miércoles 15 de junio, a las 10:00 horas, en el
MUCA Campus.

***La exposición es curada y producida por el
Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

 

 

 

En enero de este año, el caricaturista Rogelio Naranjo (Peribán, Michoacán, 1937) decidió entregar a la UNAM su extensa colección de trabajos -integrada por 10 mil 307 caricaturas, así como siete discos que las contienen en forma digital-  para su resguardo, conservación y difusión. Como un primer acercamiento al acervo, que reúne el trabajo de más de cuatro décadas de uno de los dibujantes y caricaturistas políticos más reconocidos en México y en el extranjero, la UNAM inaugurará la exposición A ti te hablo. 225 caricaturas de Rogelio Naranjo, el próximo miércoles 15 de junio, a las 10:00 horas, en el Museo Universitario de Ciencias y Arte de Ciudad Universitaria (MUCA Campus).

 

En una primera etapa de impulso a la difusión de la vasta obra de Naranjo, la muestra producida y curada por el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, hace referencia a las promesas y desencantos de nuestra modernidad, así como a la llamada transición democrática, abordando temas tan diversos como los derechos humanos, los procesos electorales, el sindicalismo, la desigualdad social y la libertad de expresión, apunta en el catálogo de la exposición el rector José Narro Robles.

 

Caricaturista de pura cepa, Rogelio Naranjo, dice Narro Robles, se ha convertido en cronista de casi medio siglo de la vida política, cultural y social de México, su obra es un incisivo encuentro con el humor más crítico, fuente de revelaciones desgarradoras y de vertiginosas reflexiones paradójicamente conectadas tanto con hechos coyunturales como con realidades intemporales del mundo mexicano.

 


La muestra, que reúne sólo 225 cartones de la colección que ya forma parte del amplio acervo artístico y cultural de la Universidad, hace referencia a las promesas y desencantos de nuestra modernidad, así como a la llamada transición democrática, abordando temas tan diversos como los derechos humanos, los procesos electorales, el sindicalismo, la desigualdad social y la libertad de expresión.

 

El desafío de seleccionar poco más de 200 cartones para la primera exposición itinerante que organiza la UNAM fue un reto de tiempo y síntesis, “pues lo que se pretende en esta exposición es resaltar la capacidad transversal que tiene la obra de Naranjo para tratar asuntos de la historia política de México, y relacionarlos con contenidos de coyuntura desde una perspectiva crítica”, apunta José Luis R. Coronado en el catálogo de la muestra.

 

Por ello, continúa Coronado, las imágenes de Fidel Velázquez, Salinas de Gortari o Samuel Ruiz tienen la pertinencia de ser referentes de temas particulares de la vida nacional; son arquetipos que rebasan por mucho la coyuntura.  Asimismo, el trazo que da lógica a las imágenes que personifican al campesino, al trabajador o a la ama de casa, son espejos emocionales de la realidad social.

 

Coronado explica que un criterio de discriminación fue el de establecer un núcleo que pudiera describir la alternancia democrática recuperando las imágenes que por sí mismas explicaran el tortuoso camino que ha tenido que recorrer nuestro país y privilegiar en este conjunto de cartones el orden temático sobre el cronológico.

 

Así, a partir de un tema principal se va hilvanando el entramado de la muestra. Coronado describe que, a partir del trabajo de Naranjo, podemos advertir que lo que conocemos como transición democrática ha caminado, y a veces deambulado por diversas y variadas fases; ya sea en los procesos electorales donde las expresiones autoritarias y la transa tuvieron su manifestación grotesca o violenta, como representaciones de la inequidad de un gobierno despótico; la libertad de expresión fue otro de los controles indiscutibles que ejerció el poder absoluto para el mantenimiento del sistema de gobierno.

 

Lo cierto es que nada escapa al juicio de los trazos de Naranjo. A partir de la muestra que, de acuerdo a su título, hace un llamado de atención directo al espectador, nadie puede ser indiferente a la desigualdad en el campo mexicano o a los liderazgos perniciosos de una buena parte del sindicalismo.

 

En la muestra, los temas como la violencia política o económica, el machismo o el narcotráfico, son asuntos que se agrupan en un concepto generalizado como derechos humanos, no porque en estricto sentido hagan referencia a su fundamento legal, sino porque son tópicos que agreden y lastiman la integridad física y moral.

 

Casi en el último tramo de la exposición se encuentran los carteles que identifican el periodo que se denomina como alternancia. Se trata de trabajos que dejan de ser sólo expresión gráfica y se convierten en editoriales o crónicas de la historia reciente, característica relativa a toda la obra de Rogelio Naranjo, cuyo humor incisivo está conectado a la brillante tradición de caricaturistas políticos que han albergado a lo largo del tiempo tanto las artes gráficas como la prensa en México.

 

 

 

La muestra concluye con dos apartado necesarios, uno dedicado a la UNAM y otro a un breve esbozo de aquellos personajes que tuvieron o tienen una resonancia nacional siempre trazados con líneas de humor ácido que nos provocan profundas emociones en las que se entrecruzan la ironía, el ingenio y la irreverencia.

 

De acuerdo con el etnólogo, Sergio Raúl Arroyo, director del Centro Cultural Universitario Tlatelolco, generalmente los homenajes se realizan cuando el apogeo del artista ha pasado o cuando éste ha fallecido; sin embargo, la Universidad consideró realizar esta exposición en el momento preciso en que Naranjo se ha consolidado como uno de los representantes más reconocidos de la caricatura política mexicana.

 

Arroyo anunció que para finales de 2012 se hará una gran retrospectiva del trabajo del artista que implique además estudios e investigaciones de largo aliento.

 

Rogelio Naranjo (Peribán, Michoacán,1937) después de terminar la primaria ingresó a la Escuela Popular de Bellas Artes de la Universidad Michoacana. En 1965 empezó a colaborar como caricaturista profesional en el periódico El Día de la ciudad de México. En 1977 obtuvo el Premio Nacional de Periodismo y en 1987 el Premio Manuel Buendía a la trayectoria periodística.

 

Naranjo ha colaborado en diversos periódicos como Excélsior, El UniversalEl Día, así como para las revistas Siempre, Proceso y Nexos. Asimismo, ha ganado en dos ocasiones el Primer Premio en la Bienal Internacional de Humorismo Gráfico de Cuba.

 

La exposición A ti te hablo. 225 caricaturas de Rogelio Naranjo, se inaugurará el próximo miércoles 15 de  junio, a las 10:00 horas, en el Museo Universitario de Ciencias y Arte de Ciudad Universitaria. (MUCA Campus). Circuito Interior, a un costado de la Facultad de Arquitectura.