Últimos dias de Cai Guo-Qiang

Jueves, 17 Marzo 2011 00:00

 

Más de 100 mil personas han visto la exposición

Cai Guo-Qiang: resplandor y soledad

 

 

*Últimos días de exhibición; concluye el 20 de marzo.

** Se trata de una interpretación de México que remite a sus mitos fundacionales. 

***El catálogo de la muestra estará a la venta en la librería del museo a partir del 25 de marzo. 

 

 

 

Cai Guo-Qiang: Resplandor y Soledad, primera exposición individual en Latinoamérica de uno de los artistas más significativos de la escena contemporánea internacional, ha recibido a la fecha en 79 días efectivos de exhibición 109 mil 858 visitantes. La muestra,  desarrollada como un proyecto de sitio específico para el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), está integrada por una instalación que da título a la exposición y por un recuento de los eventos explosivos característicos de la obra de Cai desde 1990, mostrados como una secuencia de proyecciones a gran escala. También se incluye la documentación del nuevo cuerpo de dibujos de pólvora trazados para el museo.

Para el artista, nacido en 1957 en la ciudad de Quanzhou, provincia de Fujian, China, el desarrollo de una instalación a gran escala como la presentada en el MUAC es un proceso que parte de un análisis discursivo con el curador y con sus colegas en el estudio y en el museo, seguido por la visita de sitio, la investigación y, finalmente, la asistencia práctica crucial durante el proceso de creación de los dibujos de pólvora. Fiel a este método, los dibujos para la exposición fueron creados por Cai en las instalaciones del MUAC con la asistencia de estudiantes de arte de la UNAM durante siete dias, las sesiones fueron abiertas al público.

 

Resplandor y Soledad presenta un paisaje panorámico altamente teatral y conscientemente artificial. Se trata de una interpretación de México que remite a sus mitos fundacionales así como a  las condiciones geológicas que le permitieron a la ciudad de México establecerse en su lugar actual y al mismo tiempo hace referencia a su condición contemporánea.


Con motivo de esta exposición se publicó un catálogo en edición bilingüe (español-inglés) —cuyas imágenes se realizaron in situ durante el proceso de creación de los dibujos en pólvora y una vez montada la instalación— el cual incluye textos de Ben Tufnell (curador), Carlos Mondragón y Federico Navarrete, así como del propio artista, quien escribe que Resplandor y soledad “representa los sentimientos que me produce México desde que era adolescente. Sin duda, se trata de una manera subjetiva de entender una cultura compleja por parte de un artista que habla desde tierras distantes”.

 

Por su parte, el curador de la exposición destaca que “una de las cualidades características de la obra de Cai es que es abierta, y le da entrada a muchas posibilidades y alternativas de interpretación”. Lecturas que el artista concibió durante casi medio año de investigación en sitios como Ciudad Universitaria, particularmente el Espacio Escultórico, y el pequeño pueblo de Temascaltepec, Estado de México, entre otros sitios, que le permitieron crear “una nueva obra, sumamente ambiciosa, concebida específicamente para los amplios espacios de exhibición del MUAC en la que el artista entreteje lo personal con lo arquetípico”.

 

En tanto, Mondragón y Navarrete señalan que “la fuerza de la obra reside... en su capacidad de empatía perceptiva, en la manera en que nos presenta una recreación elocuente y apelativa de México utilizando el singular lenguaje gráfico y las técnicas materiales y sensoriales que ha desarrollado a lo largo de su brillante carrera de artista. Esta aproximación intuitiva fue reforzada por la capacidad de reflexión visual de Cai Guo-Qiang... El resultado es una representación de México que se antoja, por un lado, demasiado reconocible y que, por el otro, resulta seductoramente novedosa, debido al original lenguaje plástico empleado por el artista”.

 

Más adelante agregan que esta reflexión visual “se encuentra arraigada en una sensibilidad e intencionalidad profundamente materiales”. Materialidad, dicen, “manifiesta sobre todo en relación con la principal sustancia a partir de la cual el autor trabaja sus creaciones, a saber, la pólvora.... La materialidad en el proceso artístico de Cai Guo-Qiang ofrece un reto contra-intuitivo a esa forma dualista de subordinar lo material a lo abstracto. El mismo Cai lo ha señalado en numerosas entrevistas y escritos: su manipulación múltiple, lúdica e innovadora de la pólvora constituye más que un marcador distintivo de su trabajo; representa una manera de evocar la condición tangible, pero también efímera, de sus creaciones plásticas”.

 

La publicación estará a la venta en la librería del museo a partir del 25 de marzo.

 

Trabajo que combina  la seriedad y lo lúdico

 

Cai Guo-Qiang es conocido por sus “proyectos de explosión”, sus dibujos con pólvora, y sus instalaciones a gran escala. Su enfoque artístico combina  la seriedad  con un carácter lúdico para producir resultados paradójicos al explorar los conceptos de identidad, comunidad, historia y transformación.

 

Una de las peculiaridades de la obra de Cai es su capacidad de dar cuerpo a la destrucción  a través de procesos en los que la materia  se desmaterializa y la energía  se materializa. En sus instalaciones, “proyectos de explosión” y dibujos, los materiales son a menudo sometidos a procesos de transformación inesperada y a veces violenta. El arte de Cai sugiere que el mundo es mutable, que tanto la materia y la conciencia existen en un estado de flujo, sujetos a constantes cambios intuitivos e inspiradores. Este cambio puede ser iniciado por el fuego o la luz que se consumen, o por la yuxtaposición paradójica o poética de diferentes materiales e ideas.

Biografía del artista

Cai Guo-Qiang nació en 1957 en la ciudad de Quanzhou, provincia de Fujian, China, y creció ahí. Estudió diseño de escenografías en la Academia de artes escénicas de Shanghai de 1981 a 1985. En la década de 1980 emergió como miembro del floreciente mundo del arte experimental de la era de la post-reforma china. Mientras vivía en Japón entre 1986 y 1985, comenzó a explorar las propiedades de la pólvora como una manera de realizar dibujos, una indagación que eventualmente lo llevaría a experimentar con explosivos en escala masiva y al desarrollo de sus característicos “proyectos de explosión” (cuidadosamente coreografiados) que incorporan fuegos artificiales y otras técnicas pirotécnicas. Éstos han sido realizados en lugares importantes alrededor del mundo incluyendo la Gran Muralla China (1993), Central Park en Nueva York (2003) y en la Tate Modern en Londres (2003).

Cai Guo-Qiang vive y trabaja en Nueva York. Sus exhibiciones individuales recientes incluyen al Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Niza (2010), Museo de Bellas Artes en Taipei (2009), el Museo de Arte de Filadelfia (2009), el Museo Guggenheim Bilbao (2009), Museo Nacional de Arte en China, Bejing (2008), el Museo Solomon R. Guggenheim en Nueva York (2008), la Galería Nacional de Canadá (2006), el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York, (2006), el Instituto Valenciano de Arte Moderno (2005) y el Museo de Arte de  Shanghai (2002).

En  2010 recibió el primer lugar en el premio al Mejor Proyecto para Espacio Público por su obra Fallen Blossoms otorgado por la Asociación Internacional de Críticos de Arte. Cai fue miembro central del equipo creativo para las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008. En 2007 fue reconocido con el séptimo Premio de Arte Hiroshima. Recibió el León Dorado en la 48va Bienal de Venecia en 1999.

Cai Guo-Qiang: Resplandor y Soledad, concluye el 20 de marzo de 2011.