Las Meninas

Martes, 31 Agosto 2010 23:47

 

Revelan en el teatro los secretos de Las Meninas

 

*Imágenes disponibles en: www.difusioncultural.unam.mx/saladeprensa/
**Auditorio del MUAC
***Jueves y viernes. 20:00 horas, sábados 13:00 y 19:00, domingos 13:00 y 18:00
****A partir del 9 de septiembre

 

 

Escrita por el mexicano Ernesto Anaya y dirigida por el español Ignacio García, Las Meninas es una obra que recrea el proceso creativo que resultó de la mítica pintura homónima de Diego Velázquez. Profunda reflexión sobre el acto creativo y la opresión en el siglo XVII español, se presentará en el Auditorio del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MuAC) a partir del 9 de septiembre.

 

La historia es la siguiente: “Durante los últimos 20 años de su vida, Velázquez dejó de pintar, colgó los pinceles y abandonó todo trabajo artístico para dedicarse en cuerpo y alma al gran objetivo de su vida: La Cruz de Santiago, devenir noble habiendo nacido plebeyo. Año tras año no se le concede y empieza a perder las fuerzas; siente venir la hora final y retoma los pinceles por última vez para soltar sobre el lienzo esa obra maestra”.

 

Así, se presenta en el marco del festival Dramafest Bicentenario, que, en palabras de su directora Aurora Cano, “festeja nuestra independencia de España, pero paradójicamente también festeja a todos los que escribimos y hacemos teatro en español”.

 

La poesía, salvación de la historia

 

España, Siglo XVII. 1656, se calcula. En un país racista, clasista, con una monarquía absoluta ultracatólica e inquisitorial, y con una dinastía a punto de colapsarse por el incesto, cinco personajes pelean por sobrevivir sin renunciar a su identidad y a sus posiciones.

 

“Todos esos personajes probablemente estarían olvidados pero Las Meninas es la salvación: la Infanta no puede ser reina; Velázquez no puede ser feliz porque no alcanza la nobleza; Maribárbola, una enana que vino de Alemania, es una desgraciada en esa corte, como las Meninas. Y gracias a esa pintura tienen un lugar en la historia, forman parte de una obra poética”, explicó el director Ignacio García en entrevista.


Por ello, la intención del director no ha sido hacer un retrato naturalista de la época sino mostrar la frustración de la época.

 

“El reto será plasmar toda la angustia, la opresión del mundo de la España de entonces para que el público no tenga una sensación histórica sino ambiental: ¿cuánto oprimía el siglo XVII? Esos personajes condenados al fracaso, a no ser nada, son salvados por el cuadro”.

 

De ahí el carácter fundamental del trabajo con los actores: crear personajes creíbles en su desesperación. “Nos da absolutamente igual cómo es el día de una princesa; nos interesa la angustia de los personajes de la corte de Felipe IV. Ésta es una obra sobre opresión, sobre las obsesiones de un artista y la necesidad de mirar el mundo de otra manera, a veces con gran dolor y otras con gran ironía”.

 

El elenco reúne, en palabras de García, actores de temperamento teatral muy distinto, lo cual es ideal con personajes tan contrastantes. Javier Díaz Dueñas interpreta a Velázquez, Aurora Cano a la Infanta Margarita, Arturo Vences a Maribárbola, y Violeta Sarmiento e Ichi Balmori son las Meninas.

 

De la pintura al teatro

Si Las Meninas es una pintura sobre una pintura, y ésta una obra sobre esa pintura, nos enfrentamos a una compleja construcción narrativa que va de la supuesta bidimensionalidad de la pintura a la multidimensionalidad del teatro.

 

“A partir de una imagen estática, el dramaturgo inventa toda una génesis teatral sobre cómo se llega a ese retrato. Ésa es una parte, la otra es el trabajo de los actores, encargados de que la historia sea cuerpo, alma, voz, sentimientos, emociones. Intentamos leer todas las historias ocultas en ese cuadro riquísimo, profundamente revolucionario para su tiempo”.

 

Así, consiguieron que el cuadro, elemento estático, se convierta en muchas potencialidades que integran al espectador, quien puede descubrir el origen de los personajes de ese retrato lleno de símbolos.

 

“¿Qué pasa en Las Meninas? ¿Dónde está el cuadro? Es un cuadro sobre cómo se pinta el cuadro: Velázquez pinta al rey y la reina en su estudio y la Infanta y las Meninas vienen a observar. El espejo da un punto de vista esotérico que coloca al espectador en el lugar donde están el rey y la reina y se siente observado por todos; hay un juego de miradas profundamente barroco, un tratamiento de la luz agresivo; medio cuadro que no sirve aparentemente más que para oprimir la composición. Todo eso se intenta plasmar en las escenas con los personajes”.

 

Se trata sin embargo de una obra muy libre, posmoderna, que habla de cuando el hombre llegó a la luna, de Lewis Caroll, de Antón Chéjov. Hay dos Meninas sadomasoquistas que leen sentencias de la Inquisición mientras hacen perversiones sexuales. Hay un teatro delirante, divertido, filosófico.

 

“La estructura narrativa del texto es brillante por su heterogeneidad. Crea tres líneas de acción: Velázquez y la infanta, las dos Meninas y Maribárbola. Se va conduciendo una especie de thriller, un camino desesperado hacia la salida. Y en este caso no se busca un asesino sino qué cuadro harán todos. Esa es su salida hacia otro mundo, el de hoy, donde se salvan porque en su tiempo estuvieron condenados irremisiblemente”.

 

Tras seis semanas de ensayo, el equipo, con escenografía y vestuario a cargo de Cordelia Dvórak, ha trabajado en una obra que muestra fragmentos del cuadro y al final lo compone. Y sitúa a la famosa pintura en una España de mentira que no producía riqueza, sino que la malgastaba en una nobleza inútil, en guerras estériles y en la persecución de judíos y árabes para justificar una idiosincrasia y un círculo de poder. “Todo esto no está en el cuadro, pero sí detrás de él”.

 

Esa historia, en la que Velázquez sufrió por no conseguir la Cruz de Santiago (que el propio Felipe IV pintó sobre Las Meninas, con el arrepentimiento de no habérsela  concedido en vida), se dirige al público de hoy y busca compartirle el sentimiento de opresión.

 

Finalmente, el director resaltó el compromiso del teatro mexicano y la calidez de la UNAM: “He trabajado en grandes teatros de ópera en Europa, donde tienes muchísimo dinero y puedes pedir que salgan elefantes al escenario, pero en México hay una gran predisposición al trabajo y al riesgo”.

 

Las Meninas, que se presenta en el marco de DramaFest Bicentenario, se estrenará el jueves 9 de septiembre, a las 20:00 horas. Funciones: jueves y viernes 20:00 horas; sábados 13:00 y 18:00 horas y domingos 13:00 y 18:00 horas.

 

Obra de teatro que se presenta en el marco de DramaFest Bicentenario

Las Meninas