My barbarian en El Eco

Martes, 31 Agosto 2010 21:44

 

Hace el colectivo My barbarian resonar los ecos de El Eco

 

*Imágenes disponibles en: www.difusioncultural.unam.mx/saladeprensa/
**Integran una muestra que será inaugurada el 4 de septiembre

 

Interesados en las referencias al cabaret y la estética kitsch, el grupo de performance y teatro My barbarian, radicado en Los Ángeles, realizó del 9 al 22 de agosto colaboraciones con artistas en la Ciudad de México que resultan de una investigación sobre la historia del Museo Experimental El Eco.

 

Un performance y registros en video de acciones formarán parte de una exposición que será inaugurada el sábado 4 de septiembre en el Museo Experimental El Eco, concebido por Mathias Goeritz desde la tradición de la arquitectura emocional.

 

Así, Jade Gordon, Alexandro Segade y Malik Gaines cerraron su ciclo de intervenciones con Ecos de los Ecos, un performance final resultado del material de exhibición desarrollado durante el mes y que fue registrado en video. Se trató de “una meditación abstracta in situ sobre la relación entre las ruinas aztecas y la melancolía marxista”.

 

Ataviados, respectivamente, con trajes color rojo, morado y negro, y con figuras geométricas como sombreros, bailaron situados en un contexto onírico entre las rocas volcánicas del Espacio Escultórico.

 

Mientras el sueño se hacía más intenso, se convirtieron en aztecas con trajes dorados, de espectáculo nocturno. Llevaban penachos con plumas rojas –el rojo del comunismo– y aludieron al contexto político local. Con música cadenciosa, se convirtieron ahora en anti mariachis: vestidos de color morado y alejados del prototipo de masculinidad.

 

Representativas de la historia nacional, las vestimentas fueron presentadas como espectáculo, caricaturizadas: con coreografías y canciones que, en un tono ligero, aludían al misticismo, la historia del lugar y quienes lo concibieron. De Federico Silva a Mathias Goeritz y su gusto por la grandeza histórica del diseño urbano y el entusiasmo por la monumentalidad.

 

De acuerdo con Tobías Ostrander, director de El Eco, la relación entre las ruinas aztecas y la melancolía marxista planteada en el performance se explica por la búsqueda de los artistas por los referentes de Goertiz.

 

“Su vestuario de aztecas mezclado con el color rojo es como los años treinta en México: un nacionalismo pero relacionado con la presencia del marxismo y Trotsky en la época. Como intelectuales, tienen mucho interés en el marxismo y, como hoy en día eso es pasado, hablan de la melancolía por esa época”, explicó.

 

Con su investigación en México, señaló, desarrollaron varios proyectos. En este performance, piensan a Mathias Goeritz como uno de los arquitectos de este espacio de energía y magia, y realizan un ritual.

 

Así, mezclan el imaginario constructivista de Goeritz, los aztecas y mariachis. Usan los clichés de un imaginario popular y como extranjeros lo toman como broma, pero no buscan un primer plano intelectual profundo, sino bromas sobre la cultura en diferentes niveles.

 

“Es una broma sobre la cultura popular, entre la cultura alta y baja mezcladas. Uno de los artistas lee el periódico sobre un senador que dice que necesitamos lugares para gays como las secciones de fumadores en los restaurantes. No son activistas pero sus obras siempre tocan temas de género, de feminismo, de derechos lésbico gay y tienen fundamentos teóricos pero se presentan de manera accesible”.

Ecos y ecos de El Eco

 

Como curador, Ostrander estaba interesado en la obra de My barbarian por sus referencias al cabaret y el kitsch, pues Goeritz pensaba mucho en el Cabaret Voltaire (cuna del dadaísmo) cuando concibió El Eco.

 

Por el carácter del espacio, My barbarian detonó las posibilidades de experimentación del museo universitario y, a través de acciones y colaboraciones, puso de manifiesto una serie de ecos del pasado, originados en la investigación del edificio.

 

Las otras actividades fueron: El espacio especial/El rastro espacial, una recreación del bar lésbico que formó parte de El Eco en los albores de la década de 1950. El colectivo colaboró con actores mexicanos, entre ellos Las reinas chulas, en “una narrativa libre que explora lo que pudo haber significado concebir un lugar en el que las mujeres encontrarán amistad, sexo, fiesta y la formación de una identidad política”.

 

En Mural plural/Movimiento detenido, mediante una pantalla verde, un set de iluminación y una cámara de video, realizaron un video mural basado en los mosaicos de Juan O´Gorman de la Biblioteca de la UNAM.

 

Por último, en la Sala Mont del museo se proyectará el video No-Occidental (Telón de fondo),  que presenta letras de canciones que cruzan por imágenes de vecindades de Los Ángeles con una fuerte influencia mexicana como Echo Park, Boyle Heights, Highland Park, y otras áreas.

 

El proceso de trabajo estuvo abierto al público entre el 9 y el 22 de agosto y los resultados se integrarán en una exposición que será inaugurada el sábado 4 de septiembre a las 12:00 horas en el Museo Experimental El Eco.

 

Grupo My Barbarian. Fotos: Fernando Camarillo.

My Barbarian

My Barbarian1

My Barbarian2

My Barbarian3

My Barbarian4

My Barbarian5