CulturaUNAM abre debate en torno a la exposición Jill Magid: “Una carta siempre llega a su destino”. Los Archivos Barragán que se presentará en el MUAC

Viernes, 21 Abril 2017 00:22

 

 

 

 

*La muestra, que se inaugurará el 27 de abril, fue aprobada por el Comité Curatorial
y de Programación del MUAC así como por el Consejo Académico de este museo
**Frente a la discusión que la obra ha provocado en diversos sectores de la
comunidad cultural, CulturaUNAM organiza mesas de diálogo que buscan incluir
todas las voces en torno a la propuesta.
*** El MUAC, el Instituto de Investigaciones Jurídicas y el Instituto de Investigaciones
Estéticas, serán los espacios en los que se llevarán a cabo cuatro mesas de debate
entre el 27 de abril y el 4 de mayo.
*** En el primer debate participará la artista Jill Magid. Estos encuentros versarán
sobre la pertinencia del proyecto, derechos de autor, propiedad intelectual, políticas y mercantilización de archivos, enfoques jurídicos, vacíos legales en torno a la disposición de restos humanos, laicidad, así como perspectivas éticas y filosóficas derivadas de estos temas

 

Poco después de las 9 de la mañana del 23 de septiembre de 2015 fueron retiradas de la urna de Luis Barragán, depositada en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, 525 gramos de sus cenizas, equivalentes a 25 por ciento de los restos.

En su lugar, Hugo Barragán Hermosillo, sobrino del arquitecto, colocó dentro de la urna un caballo de plata con el mismo peso que la porción de cenizas tomada. Una pieza que remite al amor que sentía Barragán por los caballos, afición que lo llevó a ser miembro del Club Hípico Francés y realizar proyectos como la Cuadra San Cristóbal.

Luis Barragán, único mexicano en ganar el Premio Pritzker, enfermo del mal de Párkinson, falleció en 1988 en su casa de Tacubaya. Sus restos fueron cremados y depositados en la cripta familiar del cementerio de Mezquitán, en Guadalajara, hasta que en 2002 fueron trasladados a la Rotonda.

Cuatro años antes de su muerte firmó el testamento que determinó los rumbos divergentes de su legado.

Barragán, quien nunca se casó ni tuvo hijos, heredó su biblioteca a su amigo y colega Ignacio Díaz Morales con la encomienda de entregarla a una institución dedicada a la arquitectura. Con este propósito se constituyó en 1990 la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán, que custodia este acervo en la Casa Luis Barragán, la residencia que habitó el creador hasta su muerte, abierta al público como museo en 1994.

A su socio y amigo Raúl Ferrera le heredó sus derechos de autor y su archivo profesional con documentos, fotografías, dibujos y maquetas de sus obras. En 1993 Ferrera se suicidó y su viuda, Rosario Uranga, se convirtió en propietaria del legado.

Ninguna institución pública o privada de México pudo alcanzar el precio de venta para su compra, así que Uranga vendió el archivo al galerista Max Protetch, de Nueva York, por más de un millón de dólares.

Por esas fechas ―principios de 1994― la coleccionista italiana Federica Zanco visitó México con su entonces prometido, Rolf Fehlbaum, propietario de Vitra, empresa suiza de muebles de diseño. Su fascinación por la obra de Barragán fue definitiva.

En 1995, Fehlbaum pagó cerca de 2.5 millones de dólares a Protetch por el archivo y lo regaló a Zanco, historiadora de la arquitectura, quien al año siguiente creó la Fundación Barragán, que ella dirige, en la sede de Vitra, en Suiza.

La artista visual Jill Magid partió de las versiones que afirman que el empresario hizo esta compra como un “regalo de compromiso” para Zanco; sin embargo, la coleccionista ha negado esta teoría que la autora utiliza como punto partida de la obra titulada La propuesta.

Magid se sintió intrigada por lo que considera una “historia de amor gótica con un copyright y una subtrama de derechos de propiedad intelectual”. La ha definido como un raro triángulo amoroso, formado por una relación post mortem entre Barragán, Zanco y Fehlbaum.

La artista estadounidense toma como base los múltiples testimonios que afirman que el acceso de los investigadores al archivo profesional de Barragán es difícil y selectivo -en contra de la que afirma la Fundación--, y por ello decidió crear una ofrenda, un anillo que simboliza un compromiso mutuo: buscó que Zanco aceptara la pieza, titulada, La propuesta, a cambio de que el archivo se abriera al público y regresara a México. De no ser así, el anillo, continuará exhibiéndose.

“Sé que el archivo profesional [de Barragán] pudo haberse dispersado o deteriorado de no ser por ti, del mismo modo que ha sucedido con su arquitectura”, le escribió Magid a Zanco el pasado 31 de mayo en una de las múltiples cartas que le ha hecho llegar. “No pongo en duda el compromiso que has mostrado hacia el archivo. No llego siquiera a vislumbrar la enorme y dedicada labor con que lo has organizado y preservado. Eso es extraordinario y lo agradezco. Pero también te has convertido en su obstáculo. Tú y sólo tú decides quién tiene acceso a la obra de Barragán y quién no”.

Magid también considera irónico e inquietante que la ley de derechos de autor sea utilizada en el caso de Barragán para limitar el acceso a su obra.

Esta preocupación es compartida por los curadores de la exposición, Cuauhtémoc Medina y Alejandra Labastida, quienes consideran que, con este proyecto, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) abre el debate político y ético sobre las condiciones presentes y futuras de la transferencia de la cultura patrimonial de un modelo de estado-nación a uno de entidades corporativas.

La artista

Nacida en Connecticut, Estados Unidos, en 1973, Magid se ha propuesto descubrir a través de su trabajo aquellos resquicios que le permiten ingresar en sistemas aparentemente impenetrables. Su objetivo, ha dicho, es humanizar las estructuras de poder institucionales, vencer sus resistencias sin dejar de cumplir la ley, infiltrarse hasta conseguir desestabilizarlas.

“Mi trabajo está basado en investigaciones de largo plazo y en compromisos especulativos”, afirma la artista conceptual formada en la Universidad de Cornell y el MIT de Massachusetts, cuyas obras han sido expuestas en recintos como la Tate Modern de Londres y el Whitney Museum of American Art de Nueva York.

“Reconozco que hacer uso de las leyes existentes y de los protocolos de gobierno en la producción de una obra de arte no constituye una colaboración con dichas instancias, sino una representación de ellas”, sostiene Magid, al tiempo que agrega: “Reconozco que visibilizar la ley por medios artísticos es una manera de interrogarla”. Sus proyectos requieren gran inversión de tiempo y recursos y llegan a poner en riesgo su seguridad personal. Después de involucrar a la policía de Liverpool en Evidence Locker (2004) y a los servicios de inteligencia holandeses en The Spy Project (2005-2010), la artista incursionó con Los Archivos Barragán en una nueva esfera, el poder corporativo representada por la Fundación Barragán.

El retiro de las cenizas del arquitecto en septiembre de 2015 para convertirlas en un diamante por la empresa Algordanza AG, fue la culminación de un proceso iniciado en enero de 2013, cuando Magid planteó al sobrino del arquitecto, Hugo Barragán Hermosillo –fallecido en febrero de este año– la idea de La propuesta.

En julio de 2014, la artista ofreció una cena, The Family Dinner, a 18 integrantes de la familia de Barragán en el Museo de Arte de Zapopan, quienes de manera unánime apoyaron la creación del anillo.

Nueve meses después, en abril de 2015, afirmó haber recibido el aval de la secretaria de Cultura de Jalisco, Myriam Vachez, para el proyecto. El permiso para retirar los restos, según la artista, fue otorgado en mayo por el Secretario General del Ayuntamiento de Guadalajara, J. Jesús Lomelí Rosas. La artista afirma que ella y Hugo Barragán buscaron cumplir con todos los trámites administrativos necesarios para retirar las cenizas.

En julio de 2015 se concretaron los términos del acuerdo denominado “The Family  Agreement”, donde se asienta el deseo de los integrantes de la familia Barragán de que el archivo profesional del arquitecto regrese a México. En el acuerdo se establece que los propietarios del anillo de diamante son Magid y la familia del arquitecto, quienes se comprometen a no vender la obra.

El pasado 31 de mayo, la artista propuso a Zanco un intercambio: el cuerpo de Barragán, hecho diamante, por su archivo profesional, su cuerpo de trabajo.

“El proyecto no está en un impasse”, afirma Magid. “La propuesta es una obra de arte y una herramienta de negociación. Como obra de arte, siempre existirá; como herramienta de negociación, la señora Zanco tiene toda la vida para aceptar los términos de la entrega”.

Magid convertirá su cuerpo en un anillo

Se necesitan como mínimo 450 gramos de cenizas mortuorias para crear un diamante. Lo sabe Magid, que convertirá su propio cuerpo en una obra de arte para su Autorretrato pendiente (Auto Portrait Pending). La pieza, creada en 2005 por la artista conceptual, es un anillo de oro vacío; cuando muera, un diamante hecho con sus cenizas, de corte redondo, ocupará su centro.

La práctica de convertir las cenizas de un ser querido en una joya puede parecer extraña en México, pero es una práctica común en algunos países de Asia.

No es casual que esta obra haya sido escogida para abrir la exposición Jill Magid: “Una carta siempre llega a su destino”. Los Archivos Barragán, que el MUAC inaugurará el 27 de abril, curada por Cuauhtémoc Medina y Alejandra Labastida.

Este Autorretrato pendiente preludia el encuentro del público de la Ciudad de México con La propuesta (The Proposal, 2016), el anillo de plata con un diamante de 2.02 quilates creado con las cenizas del arquitecto Luis Barragán.

Voces sobre la obra

La publicación del reportaje “The Architect Who Became a Diamond” (“El arquitecto que se convirtió en diamante”), de Alice Gregory, que apareció el pasado agosto en The New Yorker, desató una polémica, mezcla de indignación y escándalo, en el medio cultural mexicano. “De eso sí podemos acusar a Magid, de hacer una obra que nos afecta”, subraya Cuauhtémoc Medina.

El escritor Juan Villoro dedicó dos artículos en el periódico Reforma, los días 5 y 12 de agosto del 2016, a lo que llamó una “aventura de arte y necrofilia”. Lamentaba que hubieran convertido en diamante a Barragán, quien “era católico y abominaba el ornamento”, al tiempo que preguntaba: “¿Cómo fue posible que los restos de un jalisciense ilustre se exhumaran en sigilo?”, ya que pasó casi un año antes de hacerse público el retiro de las cenizas.

En el mismo periódico, el día 10 de agosto, Jesús Silva-Herzog Márquez amplió su crítica al movimiento en el que se inscribe Magid: “Todo es mercancía para el discurso del arte conceptual, tan escaso de arte, tan pobre en concepto y tan abundante en rollo”.

En una amplia entrevista publicada en Gas TV, también en el mes de agosto, el curador Daniel Garza Usabiaga, director artístico de Zona Maco, consideró ingenuo de parte de Magid pensar que en México muchas personas no se iban a ofender “por desenterrar y volver diamante los restos de un muerto”, y señaló que La propuesta se contrapone a la fe católica y el misticismo de Barragán.

Garza-Usabiaga calificó de anacrónico solicitar la repatriación del archivo profesional del arquitecto, legalmente adquirido, y se manifestó a favor de su digitalización.

Solicitar el regreso del acervo a México sin garantizar las condiciones para su resguardo es, para el curador, una actitud irresponsable por parte de Magid. “Carecer de estos factores: un edificio, presupuesto y una política de derechos demuestra cómo el proyecto de la artista, en relación a su interés por lo patrimonial, es un fraude”.

La escritora Elena Poniatowska se sumó a la controversia el 14 de agosto al recordar, en una colaboración en el diario La Jornada, la “historia de horror” que envolvió al arquitecto. “Él hubiera preferido que lo hicieran cruz de madera. O escalera para subir al cielo”.

Generar un conflicto público no era el objetivo del proyecto, asegura Medina. “Ahora es parte de la trama”.

Las múltiples reacciones suscitadas por La propuesta estarán presentes en la exposición del MUAC.
Magid considera que son funciones del arte perturbar el status quo, provocar preguntas y generar el diálogo y la reflexión.

“No puedo controlar la recepción de mi obra. El MUAC ofrece una excelente plataforma para que el público vea La propuesta dentro del contexto de Los Archivos Barragán. Entiendo que una vez que publico (hago pública) una obra, ya no es solo mía”.

El capítulo más reciente de la oposición a La propuesta es una carta del 7 de febrero con 73 firmantes que incluyen a familiares del arquitecto, ex miembros de la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán, religiosas e integrantes de la comunidad cultural. Emma Barragán Flores, Elena Poniatowska, Fernando González Gortázar, Luis de Tavira, Juan Villoro y Miquel Adriá figuran entre quienes solicitan a los gobiernos Municipales de Guadalajara y Zapopan, a las autoridades estatales de Jalisco y al Congreso de la entidad que indaguen por qué se permitió la exhumación de las cenizas de Barragán sin autorización de la Secretaría de Salud, piden también investigar si se utilizaron recursos públicos para financiar el proyecto y que se extraiga el caballo de plata introducido en la urna.

Los firmantes piden igualmente que el diamante fabricado con las cenizas del arquitecto sea reducido a polvo y los restos se reintegren a su sepultura. Las sugerencias sobre cómo modificar su trabajo son interpretadas por Magid como intentos de colaborar con su obra, como “colegas artistas”.

Un llamado para la alteración o destrucción de una obra de arte, en cambio, le parece una exigencia de censura, lo que a su vez significa silenciar las preguntas importantes que provoca la propuesta.

Magid en el MUAC

La exposición de Magid, propuesta por los curadores Medina y Labastida a principios de 2016, fue aprobada durante la segunda sesión anual del Comité Curatorial y de  Programación del MUAC, el pasado 20 de octubre de 2016.

Entre las funciones del Comité, presidido por la directora general de Artes Visuales de la UNAM, Graciela de la Torre, está definir y planificar el programa de exposiciones del MUAC y aprobar o rechazar las propuestas.

El acta de la sesión establece que el proyecto de Magid fue aprobado por unanimidad. Dieron su voto Joel Aguilar, subdirector de Exhibiciones del MUAC; José Luis Barrios y Patricia Sloane, curadores adjuntos; y Guillermo Santamarina, asesor externo.

A la aprobación del comité se sumó la del Consejo Académico del MUAC, convocado a una sesión extraordinaria el 3 de marzo, cuya tarea es evaluar los programas curatoriales y académicos del MUAC y aportar una perspectiva crítica a las líneas de acción del museo.

Este cuerpo colegiado, integrado por académicos, curadores y artistas que permanecen cuatro años en el cargo, está formado por los historiadores del arte Álvaro Vázquez Mantecón y Carmen Cuenca, el curador, la fotógrafa e investigadora Laura González Flores y el crítico de arte cubano Gerardo Mosquera. Este último no pudo estar presente en la mencionada sesión, pues se encontraba montando una exhibición en el Museo de Bellas artes de Houston.

La Dirección General de Asuntos Jurídicos de la UNAM determinó que exhibir el anillo con el diamante creado con las cenizas de Barragán no constituye un acto ilícito, ya que no existen elementos que constituyan una infracción del Código Civil para el Distrito Federal ni hay la posibilidad de una demanda por parte de los familiares del arquitecto inconformes con su exposición pública.

Al momento, no se tiene noticia de la existencia de algún juicio, procedimiento o litigio que tilde de ilegal la extracción de la ceniza y la elaboración del anillo con el diamante.

La exposición

El MUAC reúne por primera vez en la muestra, que permanecerá hasta el 8 de octubre en sus salas 4 y 5, las diferentes exposiciones creadas por la artista estadounidense para Los Archivos Barragán.

Las 38 piezas de Jill Magid: “Una carta siempre llega a su destino”. Los Archivos Barragán, distribuidas en seis núcleos, permiten seguir la evolución del proyecto iniciado en 2013 y que reitera una serie de preguntas mediante una diversidad de lenguajes: instalación, pintura, documentos, correspondencia y escultura.

“¿Qué significa para una corporación poseer o controlar el legado de un artista?”, cuestiona Magid. “¿Quién puede o no acceder a ese legado? ¿Cómo se construye un legado y por quién? ¿Cómo son utilizadas las leyes, de derechos de autor y de propiedad intelectual, para ‘proteger’ la obra de un artista? ¿Estas leyes protegen o bloquean?”.

La artista intentó en enero de 2013 acceder al archivo profesional de Barragán para un proyecto destinado a Art Basel Parcours. Un curador de la feria hizo la petición a Zanco,  pero fue rechazada.

Magid respondió con una propuesta, la instalación Der Trog, un modelo arquitectónico donde reproduce la Fuente del Bebedero, creada por Barragán en 1959 en Las Arboledas, en el campus de Vitra. Junto a esta obra instaló Facistol, una réplica de un atril diseñado por el arquitecto, sobre el que colocó fotografías de su archivo personal, al que la artista tuvo acceso en 2012, cuando visitó la Casa Barragán. Ambas piezas serán mostradas en el MUAC.

El segundo núcleo de la exposición, Mujer con sombrero, inaugurada en noviembre  de 2013 en Art in General de Nueva York, plantea, según Magid, “cómo re-presentar el trabajo de un artista sin reproducirlo, evitando así infringir la ley de derechos de autor que está siendo usada para ‘protegerlo’”.

Ante una nueva negativa de Zanco a colaborar en esta exposición y su advertencia de que reproducir el contenido del archivo profesional era ilegal, Magid enmarcó páginas de libros con obras y planos de Barragán que colgó en la pared para simular fotografías –evitando así utilizar copias protegidas– y amplió a tamaño real e imprimió una imagen tomada de una miniatura de la silla butaca diseñada por el arquitecto.

Son juegos conceptuales que buscan dar vuelta a las problemáticas de derechos (de autor) y de control de la información mediante diversas estrategias y argucias.

Cuarteto, el tercer núcleo, es una instalación y un performance. Explora qué tipo de relaciones y negociaciones se forman alrededor del legado de un artista.

Presentado en mayo de 2014 en la South London Gallery, se basa en una obra para televisión de Samuel Beckett, Quad (1981). En la pieza participan cuatro personajes: el Artista, el Arquitecto, el Autor, el Archivista, que interactúan en torno a un Legado colocado en el centro del escenario.

La exposición permitirá advertir cómo varias de las obras son resultado de la correspondencia de Magid con Zanco. La artista le envía cartas manuscritas que la historiadora responde vía correo electrónico, las cuales forman también parte de la muestra.

En noviembre de 2013, Magid le regaló a Zanco su ejemplar subrayado de la novela de André Maurois, Climas (1928), un libro que el propio Barragán había leído y anotado.

“Si es cierto que un libro es un diálogo con uno mismo y con el autor, también es cierto que ahora, gracias a tu obra y empatía, este diálogo podría convertirse en un trío, o más bien en un cuarteto. Interpretémoslo juntas”, le escribió Zanco en referencia al trío formado por Barragán, Magid y ella misma, al que se unía Maurois. Estas palabras inspiraron a la artista para crear Cuarteto.

En el cuarto núcleo, Homenaje, inaugurada en abril de 2014 en la Raebervon Stenglin de Zúrich, la artista explora la renuncia a los derechos de propiedad intelectual. Cuestiona las nociones de autoría y originalidad mediante una apropiación de las pinturas del alemán Josef Albers y los diseños de la cubana Clara Porset, que recrea en lo que denomina “intentos de reproducción”: homenajes más que réplicas.

La propuesta alude al “homenaje particular” de Barragán a Albers, ya que el arquitecto poseía dos reproducciones sin licencia de las obras del alemán que se decía había comprado por un dólar en un centro comercial de Estados Unidos. Impresas en tela, diferían en gran medida de los óleos auténticos pero, debido a una fotografía que las mostraba en la sala del arquitecto, llegó a creerse que eran originales.

Los dos últimos núcleos, Ex-voto y La propuesta, son reunidos en el montaje museográfico. La primera, inaugurada en la galería LABOR de la Ciudad de México el pasado julio, incluye el video La exhumación, que registra el retiro de las cenizas de la urna de Barragán, y cuatro ex-votos, caballos de estaño pintados, llamados Los milagros, con los que agradece a la familia del arquitecto, al gobierno de Jalisco, al caballo de plata colocado en la urna y al diamante fabricado con sus restos. Un quinto caballo, el Milagro del legado, permanece sin pintar hasta que el anillo sea aceptado por Zanco y el archivo profesional de Barragán sea público.

“Ex-voto celebra y espera una respuesta a La propuesta”, dice Magid. Esta última exposición, inaugurada el pasado junio en la Kunsthalle Sankt Gallen de Suiza, y en septiembre en el San Francisco Art Institute –la institución que comisionó la pieza–, muestra el anillo con el diamante azul, sin cortar, con la inscripción Soy sinceramente tuyo, hecho con las cenizas del arquitecto, junto con los documentos que permitieron la exhumación de los restos y la carta-propuesta escrita por Magid a Zanco.

Jill Magid: “Una carta siempre llega a su destino”. Los Archivos Barragán permite ofrecer una imagen de conjunto sobre un proyecto multimedia que se ha visto reducido por las críticas a La propuesta a una sola obra. “Es un intento de establecer el derecho de la obra de arte”, señala Medina, “a ser examinada como una producción cultural compleja”.

CulturaUNAM propone debate

Consciente de la incomodidad de un sector de la comunidad intelectual por este tema, y con la visión universitaria de defender la libertad artística y de expresión, el pasado 5 de abril, el Coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, Jorge Volpi, recibió al publicista Roberto Morris Bermúdez, encargado de la campaña en medios contra el anillo de Barragán, así como al curador Daniel Garza Usabiaga, a Enrique de Anda, del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, y al coleccionista César Cervantes como representantes del grupo que ha exigido públicamente la destrucción del anillo y la reincorporación de los restos de Barragán a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres.

Durante la reunión, el coordinador les informó que los órganos colegiados del MUAC habían aprobado la celebración de la muestra y les anunció que la UNAM abriría sus puertas para que se llevasen a cabo distintas mesas de debate en torno a la exposición y sus consecuencias, garantizando la paridad de los argumentos, la libertad de expresión y la máxima difusión del diálogo mediante la transmisión de las mesas a través de Radio UNAM.

A sugerencia de los presentes se acordó que la primera mesa, en la que participará la artista Jill Magid, se llevará a cabo horas antes de la inauguración de la muestra, el 27 de abril, a la que asistirían tres representantes de quienes se oponen al anillo y tres de los organizadores de la muestra.

Asimismo, el coordinador los invitó a participar en las otras tres mesas planeadas para abordar los aspectos artísticos, jurídicos, éticos y filosóficos que derivan de la misma.

El 10 de abril, Roberto Morris Bermúdez dirigió una carta, firmada por Emma Barragán, Enrique de Anda, Daniel González Usabiaga [sic], Miquel Adrià y César Cervantes, a la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM en la que hace la propuesta de cuatro personas para participar en las mesas de debate. Asimismo, indican qué personas deberían debatir con los opositores al anillo y exigen que se invite a Jill Magid a un diálogo público con el curador Daniel Garza Usabiaga. Por último, solicitan que una propuesta artística alternativa, diseñada por ellos, sea presentada en el MUAC al mismo tiempo que la exposición de Jill Magid.

La Coordinación de Difusión Cultural reitera su disposición a abrir las mesas de debate a todas aquellas personas propuestas por los opositores al anillo, pero serán los organizadores de la exposición en el MUAC quienes elijan a las personas que desde este espacio participarán en el debate.

Accediendo a su petición, la Coordinación de Difusión Cultural ha hecho llegar a Jill Magid la propuesta de debate, que ella aceptó con plena disposición.

Por último, la Coordinación ha hecho llegar a la Directora de Artes Visuales de la UNAM, Graciela de la Torre, la propuesta de exposición alternativa enviada en la carta de Roberto Morris, la cual será presentará a su vez al Comité Curatorial y de Programación del MUAC, el órgano facultado para tomar una decisión al respecto.

El debate se llevará a cabo con base en el espíritu incluyente y crítico de la Universidad, por lo que se dará voz a las distintas posiciones que han tomado parte en esta polémica, y abrirá un espacio de réplica para los involucrados y el público asistente.

La segunda mesa se realizará el 2 de mayo a las 17:00 horas en la Sala Francisco de la Maza del Instituto de Investigaciones Estéticas y en ella se reflexionará sobre la ley de archivos desde distintos enfoques historiográficos, legales y de conservación. Se discutirán además cuestiones de acceso y las distintas lógicas clasificatorias de los archivos nacionales y artísticos.

El miércoles 3 de mayo, a las 12:00 horas, tendrá lugar en el Auditorio Héctor Fix-Zamudio del Instituto de Investigaciones Jurídicas, una conversación en la que se analizarán los marcos jurídicos y vacíos legales en torno a los derechos de autor, la propiedad intelectual, los legados de los artistas y los derechos de propiedad sobre restos humanos.

El tratamiento de restos fúnebres desde distintas perspectivas religiosas y filosóficas, como el catolicismo, el judaísmo y la bioética, será el tema del último debate a realizarse el 4 de mayo, a las 17:00 horas, en la Sala de conferencias del MUAC.

La UNAM se mantiene como un espacio de diálogo y debate abierto, incluyente y plural, conserva su disposición a recibir todas las voces que quieran incorporarse en las discusiones generadas por esta muestra y se compromete a seguir defendiendo la libertad artística y la libertad de expresión como valores esenciales del quehacer universitario.

Cronología

1902
Luis Barragán nace el 9 de marzo en Guadalajara.

1979
Se constituye la sociedad B + F Luis Barragán y Raúl Ferrera Arquitectos.

1980
Barragán es reconocido con el Premio Pritzker, el Nobel de la arquitectura. Cuatro años antes, el MoMA de Nueva York inaugura en junio la exposición The Architecture of Luis Barragán.

1983
Barragán se retira de la firma B + F por motivos de salud.

1984
El 20 de marzo firma el testamento donde hereda su archivo profesional y sus derechos de autor a su socio Raúl Ferrera, y su biblioteca al arquitecto Ignacio Díaz Morales para que la entregue a una institución dedicada a la arquitectura.

1988
Barragán fallece el 22 de noviembre en su casa de General Francisco Ramírez 14, en Tacubaya. Sus restos cremados son depositados en la cripta familiar del cementerio de Mezquitán, en Guadalajara. Una semana después de su muerte, el día 29, la casa es declarada monumento artístico.

1993
Raúl Ferrera se suicida y su viuda, Rosario Uranga, hereda el archivo profesional de Barragán.

1994
Ante la falta de compradores en México, Uranga vende el archivo profesional de Barragán al galerista de Nueva York, Max Protetch.

Este mismo año, la Casa Luis Barragán se abre al público como museo. El espacio, propiedad de la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán y el gobierno de Jalisco, contiene el archivo personal y la biblioteca del arquitecto.

1995
Rolf Fehlbaum, presidente de la empresa suiza de muebles de diseño Vitra, compra el archivo profesional de Barragán en cerca de 2.5 millones de dólares, presuntamente como un regalo de compromiso para su entonces novia, la historiadora de la arquitectura Federica Zanco.

1996
La Fundación Barragán, dirigida por Federica Zanco, es inaugurada en la sede de Vitra.

1997
La Fundación Barragán adquiere el archivo de fotografías y negativos de Armando Salas Portugal, relacionados con la obra del arquitecto, y los derechos de autor correspondientes.

2001
Zanco edita y publica Luis Barragán: La revolución callada, el catálogo de la exposición itinerante del mismo nombre que recorrió países como Japón, España y México.

2002
Los restos de Barragán son trasladados a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres de Guadalajara.

En el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, se lleva a cabo la primera exposición pública del archivo de Barragán, curada por Federica Zanco. La muestra es inaugurada por el presidente Vicente Fox y por Sari Bermúdez, presidenta del entonces Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA).

2012
La artista Jill Magid visita la Casa Luis Barragán, donde su directora, Catalina Corcuera, le cuenta la historia del archivo profesional del arquitecto.

2013
30 de enero
Magid se encuentra en Guadalajara con Hugo Barragán Hermosillo, para hacer mostrarle la idea de La propuesta.
31 de enero
Zanco niega a Magid el acceso a la Fundación Barragán para una investigación destinada a la realización de un proyecto para Art Basel Parcours.
22-27 de abril
Magid estudia el archivo personal del arquitecto en la Casa Luis Barragán.
16 de septiembre
La artista envía a Zanco una carta donde la invita a colaborar en su próxima exposición individual en Art in General de Nueva York.
25 de septiembre
Vía correo electrónico, Zanco declina la invitación de Magid y le advierte que el archivo profesional de Barragán está protegido por la sociedad de derechos de autor ProLitteris, y la reproducción de su contenido es ilegal.
18 de noviembre
Magid envía a Zanco su ejemplar subrayado del libro de André Maurois, Climas (1928), una novela que el propio Barragán había leído y anotado, tomado de una de sus obras expuestas en Art in General.

2014
10 de enero
Vía correo electrónico, Zanco le escribe a Magid que su diálogo podría extenderse hasta convertirse en un cuarteto que incluyera a Barragán y Maurois.
16 de mayo
Inspirada en sus palabras, la artista crea Cuarteto para la South London Gallery.
31 de mayo
Zanco y Fehlbaum visitan la exposición de Magid Homenaje, en la RaebervonStenglin, de Zúrich.
19 de julio
Magid organiza una cena para 18 miembros de la familia Barragán, The Family Dinner, en el Museo de Arte de Zapopan. La familia acuerda de manera unánime apoyar La Propuesta.

2015
15 de abril
La artista se reúne con la Secretaria de Cultura de Jalisco, Myriam Vachez, quien le da su apoyo para La propuesta.
22 de abril
Hugo Barragán Hermosillo envía una carta al presidente municipal de Guadalajara, Ramiro Hernández, en la que solicita permiso para exhumar “momentáneamente” los restos de Barragán para extraer “una pequeña y simbólica cantidad de cenizas” de la urna. Dos días después, la carta es reenviada al Secretario General del Ayuntamiento de Guadalajara, J. Jesús Lomelí Rosas.
23 de abril
Magid y Barragán Hermosillo redactan una primera versión del acuerdo denominado “The Family Agreement”.
8 de mayo
La solicitud de exhumar las cenizas es presentada ante el Congreso del estado de Jalisco.
12 de mayo
Lomelí Rosas autoriza, según la artista, retirar las cenizas de Barragán.
10 de julio
Después de un mes de negociaciones, Magid y la familia Barragán firman la versión en español de “The Family Agreement”.
23 de septiembre
Un total de 525 gramos de cenizas mortuorias de Barragán son retiradas de su urna y
entregadas a Magid.
30 de septiembre
La artista entrega las cenizas a la empresa Algordanza AG, encargada de la fabricación del diamante. Su sede está en Chur, Suiza.
29 de octubre-3 de noviembre
Magid tiene una estancia de cinco días en la Casa Barragán, en los que el museo cierra por la festividad del Día de Muertos.
2 de diciembre
Magid escribe una carta a Zanco sobre el Día de Muertos y filma la arquitectura de Barragán.
21 de diciembre
Zanco, vía correo electrónico, le escribe a Magid sobre la película de Charles y Ray Eames, Day of the Dead (1957), filmada en México.

2016
29 de marzo
Algordanza AG fabrica un diamante azul, de 2.02 quilates, hecho con las cenizas de Barragán.
22 de abril
Magid presenta el diamante a la familia Barragán en Guadalajara.
29 de abril
El diamante es colocado en un anillo de plata diseñado por Phoebe y Annette Stephens, fundadoras de Anndra Neen, en la Ciudad de México.
31 de mayo
Magid ofrece a Zanco un intercambio en el campus de Vitra: el anillo con el diamante de Barragán si accede a regresar a México su archivo profesional.