Estos días, Luis Hampshire en MUCA Roma

Lunes, 22 Abril 2013 23:27

 

 

Estos días, Luis Hampshire en MUCA Roma

 

*Hasta el 2 de junio
**Dibujo, collage y pintura en distintos formatos

 

 

Con una revisión de su obra realizada entre 2007 y 2013, el artista Luis Hampshire presenta en el Museo Universitario de Ciencias y Artes Roma la muestra Estos días. Basada en las nociones de saturación y gasto visual, la selección ofrece una serie de dibujos, collages, pinturas de mediano formato y las que denomina pinturas sostenibles.

 

La exposición representa una oportunidad para mirar el trabajo inédito de un artista que en los últimos años se ha desempeñado también como profesor, curador, crítico y funcionario al dirigir el Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo y, más recientemente, el Museo de los Pintores Oaxaqueños (MUPO). Hampshire, sin embargo, concibe estas instancias como distintas caras de un mismo proceso creativo.

 

“Mi obra todo el tiempo es sobre la saturación y la idea del trabajo a partir del gasto, en este caso el gasto visual. La mayoría de mis imágenes son a partir de revistas, catálogos, basuritas que voy recolectando y guardando; todo lo tengo en mi taller, que es un gran archivo de detritos, y a partir de eso empiezo a producir”, explicó en entrevista sobre su producción, caracterizada por una suerte de circularidad que alterna periodos de recolección de elementos cotidianos, reflexión y producción furtiva.

Revisión en espiral

La exposición forma parte del programa Revista, mediante el cual el museo busca revisar procesos creativos de artistas situados en momentos de gran vitalidad. Esa idea coincide con el tipo de cuestionamiento que el artista se plantea periódicamente sobre su labor.

 

“Mi producción tiene que ver con grandes momentos de no trabajar, precisamente para intentar revisar qué estoy haciendo. Hay grandes silencios donde me paso consumiendo y coleccionando para después sacar el gasto en términos corporales, poéticos y visuales”.


En su taller reúne basura recolectada en paseos o viajes y repentinamente comienza a pintar cuando empieza la idea de revisión. Cuando se rompe la circularidad de sus hábitos, la práctica cae en una espiral y en ese momento comienza la revisión.

 

“Este momento es complejo. Además de pintor soy director del MUPO, doy clases, estuve en el Taller Tamayo. Hay que partir todo, pero es como si todo formara parte de lo mismo. Tengo un taller físico, pero es como si mi taller estuviera en mi cabeza”, contó.

 

“Cuando organizo exhibiciones, por ejemplo, no pienso que hago arte ahí, pero al generar diálogo con los otros empieza mi reflexión y todo el proceso que yo tengo. Es una revisión, un diálogo constante con los artistas y los alumnos. Si sólo estuviera en un taller sería un soliloquio”.

 

Estos días

“Por favor no me confrontes con mis fracasos/ no los he olvidado”, dice la canción These days, que a finales de la década de los sesenta hiciera famosa la cantante estadounidense Nico. Como un préstamo, esta referencia nombra la exposición y motivó la selección de las obras que en ella aparecen.

 

“La canción habla de una especie de fracaso. Hay una cita de Samuel Becket que dice ‘Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor.’ Así veo mi proceso: durante mucho tiempo intenté hacer la obra de arte maestra y vivía muy conflictuado; entonces asumí el proceso de consumir y trabajar para producir y me sentí liberado. Todo puede estar en mi obra, desde lo personal hasta noticias. No lo represento, pero se queda en el inconsciente. Cuando trabajo empiezo a hacer relaciones y ahí empiezo a comprender el entorno”.

 

De este modo, con la señalada reunión de temas, convergen en la muestra dibujos, collages, pinturas sobre revista, sobre lienzo y “pinturas sostenibles”, hechas en madera y que invaden el espacio tridimensional al ensamblarse a sí mismas, como un collage desdoblado.

 

La pieza central es una escultura-soporte para fanzines (entre ellos uno realizado por Jessica Wonzy) y para un concierto del grupo OOO (integrado por el poeta Guillermo Fricke, el escultor Efraín Constantino y el museógrafo y artista sonoro Mauricio Ramírez Díaz) realizado durante la inauguración de la muestra. Asimismo, se editó un disco con distintas versiones de dicha canción halladas en internet.

 

El traidor de la casa

Formado académicamente en la Universidad del Claustro de Sor Juana, desde su regreso a Oaxaca hace una década Hampshire ha participado activamente en la transformación de la escena artística local. Familiarizado con la dinámica de los espacios artísticos alternativos como La Panadería y Temístocles 44 en la Ciudad de México, se cuestionaba la condición de los procesos contemporáneos frente a su labor pictórica.

“Evidentemente el proceso de arte en Oaxaca viene de un arraigo a una cuestión más tradicional y cuando yo regresé a producir, trabajar y pensar, traía toda la dinámica del DF (…) Yo era, como decía un amigo, ‘el traidor de la casa’ y me interesaba pensar cómo contaminar y negociar con ello”, recordó.

 

“No había nada de arte contemporáneo y se trataba de empezar a detonar procesos distintos, o disidentes en el caso de Oaxaca. Fue de manera orgánica. (…) De pronto no era yo sino varios artistas en esa vorágine y contaminación. Así empezó ese proceso”.

 

Para Guillermo Santamarina, coordinador de MUCA Roma, Luis Hampshire, también cofundador de Ediciones Plan B y co-curador de la muestra Dios nunca muere: the visual politics of transmutation in Contemporary Oaxacan Art para la galería canadiense Deluge Contemporary Art, merecía una revisión a “escala pertinente” de su obra. Estos días, abierta al público hasta el 2 de junio, representa una oportunidad para hacerlo.