La inalterable certeza del samovar

Miércoles, 19 Octubre 2011 00:43

 

El CUT estrenará la obra La inalterable certeza del samovar

 

 

*Dirigida por Jorge Vargas

**Viernes, sábados y domingos a partir del 14 de octubre

***Entrada libre

 

 

Considerado como el maestro del relato corto, el dramaturgo ruso Antón Chéjov será representado a partir de tres de sus obras en una puesta en escena con un formato no convencional bajo el título La inalterable certeza del samovar. Dirigida por Jorge Vargas, se presentará en el Centro Universitario de Teatro los viernes, sábados y domingos a partir del 14 de octubre.

 

Con la premisa de que es más importante abrir procesos creativos que buscar resultados, esta puesta en escena, no expone de manera convencional los textos de Chéjov, que son: Tío Vania, Las tres hermanas y La gaviota. “A partir de estos textos se realizó un proceso de laboratorio que consiste en la indagación y la investigación sobre líneas temáticas o conceptuales precisas, en un contexto de práctica y teoría”, explicó Jorge Vargas en entrevista.

 

El director de obras como A quien corresponda, creación (1984) y Caballo de la Noche (1988), entre otras, destacó que el proceso de este montaje estuvo enfocado en un sentido más pedagógico. Agregó que la principal dificultad no radica en la extensión de los textos, puesto que no se propusieron montar las obras tal como son, sino plasmar sus impresiones y la experiencia de trabajar en esos materiales.

 

“Creo que uno de los conflictos consiste en entender que también se puede trabajar desde la incertidumbre como un valor de búsqueda y de creación”, afirmó Vargas.

 

Respecto a este proceso de construcción experimental, abundó que “se pueden relativizar los valores jerárquicos, la creación, para encontrar otras formas de relación, cuestión que implica cambios de procesos mentales, que también se pueden transformar los modos de producción como los conocemos para encontrar otras fórmulas de gestionar la creación. Es decir, esta movilización de los valores convencionales de una puesta en escena ha sido la tarea más complicada, pero también la más enriquecedora”.


Sobre el título de la obra, dijo que también es un enigma, pues se trata de formular otra lógica: ver el samovar como una pieza icónica del espíritu ruso, centro doméstico y espiritual de la familia rusa, reflejar cómo eso se convierte en un ícono formal, estético y en un tipo de mirada que nos remite al pasado y el presente.

 

“Además, tiene algo de irónico, ya que se tejen signos inalterables que estarán siempre tratando de evocar lo contrario. Lo que planteamos es que las cosas son como son y ya, no hay susceptibilidad de ser transformadas, cambiadas o desplazadas”, puntualizó.

 

El CUT, laboratorio de creación

 

Para el director, destaca la claridad en el tipo de trabajo que se perfila en el CUT, pues “se trata de una manera muy sana de abrir la ventana para que entre el viento fresco en cuanto a procesos de creación distintos y una relación distinta con el espectáculo; necesidades pertinentes que ahora exploran los alumnos. En otras palabras, se busca experimentar desde la academia”.

 

Sobre el montaje y la presentación Noé Morales Muñoz, encargado de la escritura escénica y adaptación, comentó que el planteamiento realizado por el director implicó un desafío y una oportunidad para reflexionar lo aprendido por los 15 alumnos que cursan el séptimo semestre en el CUT, que pertenecen a la generación 2008-2012.

 

Se invitó a abrir la mirada, descolocar un poco la visión para proponer un cambio de puntos de partida y de llegada de un proceso como éste de puesta en escena. Es decir, si generalmente se entiende que una puesta implica interpretar un texto y montarlo, en este caso se hizo lo contrario: se ofrecieron los textos de Chéjov como una plataforma a partir de la cual se irrumpieron, como una forma de autorretrato, materiales personales.

 

“A través de una serie de dinámicas, se generaron archivos y documentos, que en su gran mayoría no están en la puesta en escena pero forman parte de lo que era más importante para nosotros: el proceso”, platicó.

 

Morales Muñoz refirió que este proceso de experimentación o laboratorio se abocó a indagar en ciertos temas e inquietudes, formales, estéticas, temáticas, que los universos de Chejov ofrecen. “Es decir, no es un estudio literario o dramatúrgico, sino que se trató de traerlo al tiempo actual, un ahora muy personal y privado, algo muy valioso”.

 

En lo que respecta al público, detalló que podrá apreciar una serie de historias autónomas y una mirada que lo que menos busca es contar una fábula del autor, sino presentar materiales resultantes de aquello que en los participantes ha resonado de los universos del autor. Con una narrativa no convencional, la libertad en el formato será parte de la experiencia del espectador.

 

En esta puesta en escena participan los alumnos: Pamela Almanza, José Antonio Becerril Hernández, David Bernal, Zabdi Blanco, Verónica Bravo, Luis Arturo García, Gabriela Leguizamo, Irakere Lima, Fabiola Mata, José Luis Pérez, José Pescina, Alberto Santiago, Alejandro Toledo, Isabel Toledo y Patricia Yáñez.

 

La inalterable certeza del samovar, dirigida por Jorge Vargas se presentará en el Centro Universitario de Teatro, los viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 y domingos a las 16:00 a partir del 14 de octubre. Entrada libre.