Emotivo encuentro de Alfonso Cuarón con estudiantes y decanos del CUEC

Miércoles, 25 Octubre 2017 17:19

 

 

Alfonso Cuarón aseguró que el cine es un arte abstracto más cercano a la música que a la literatura o al teatro, como consideran muchos.
 
Después de 9 años, el reconocido cineasta Alfonso Cuarón regresó al Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), para compartir con alumnos y decanos los pormenores de su carrera artística desde sus inicios, su opinión sobre algunos recursos utilizados durante la creación fílmica y su visión sobre el séptimo arte en la actualidad, con una charla en la que también participaron la realizadora Tatiana Huezo y el director artístico Eugenio Caballero.
 
Fue un emotivo evento en el que el cineasta, galardonado en 2014 con el Oscar a Mejor Director por su película Gravity, se encontró con algunos de sus viejos maestros, quienes a su parecer son los verdaderos pilares del CUEC.
 
Cuarón aseguró que el cine es un arte abstracto más cercano a la música que a la literatura o al teatro, como consideran muchos. Esta afirmación fue secundada por su maestro Jorge Ayala Blanco, quien aseguró parafraseando a Antonin Artaud que el cine, en un futuro próximo, se convertirá en un arte que no se podrá explicar con las palabras.
 
El director de Y tu mamá también, recordó sus clases con Mario Luna quien veía grandes habilidades de fotógrafo en Cuarón, y recordó la anécdota de cómo éste se enfadó porque decidió que se dedicaría a la dirección. “Practicaba fotografía con el Chivo (Emmanuel) Lubezki y me decidí por la dirección cuando vi su propuesta fotográfica”, afirmó el director de Niños del hombre.
 
En su más reciente producción, Roma, Cuarón aseguró que “salió del closet” ya que cumplió su sueño de ser el director de fotografía, además de guionista y director, en esta cinta que definió como un canto de amor a la Ciudad de México.
 
En la conversación que sostuvo con Tatiana Huezo y Eugenio Caballero, el director de Sólo con tu pareja habló sobre la importancia de los vínculos emocionales a la hora de gestar un proyecto cinematográfico. Dijo que deberían ser un punto de partida sustancial, aunque reconoció que sus primeras producciones surgieron de la necesidad económica.
 
Señaló que en su caso particular, estos vínculos se han generado mucho antes de hacer de cualquier película, pues nacieron de la necesidad misma de hacer y aprender cine, desde que tenía seis años y le proporcionaron su primera cámara o cuando vio por primera vez películas como El ladrón de bicicletas, de Vittorio de Sica.
 
Más tarde, Cuarón habló con los estudiantes sobre su experiencia al realizar películas en coproducción con Estados Unidos donde hay inversión extranjera. Dijo que el problema no son las coproducciones sino las imposiciones y apropiaciones culturales de trabajar para las necesidades de otras entidades.
 
Dijo que una de las desventajas de la inversión extranjera es que en algunos cineastas provoca la falta de rigor a la hora de defender su trabajo autoral, hecho que hace difícil que salgan del engranaje de producciones comerciales.
 
Cuarón finalizó con una reflexión sobre la importancia del conocimiento cinematográfico adquirido en las aulas las cuales otorgan herramientas de utilidad para el proceso creativo y la vida profesional de un cineasta.