Estreno Los últimos héroes de la península

Miércoles, 20 Enero 2010 00:39

 

 

Cuando José Manuel Cravioto concibió su ópera prima Los últimos héroes de la península en el verano de 2006, se planteó no limitarla al circuito de los festivales cinematográficos, sino llegar un día a las salas comerciales. Fruto de ese sutil distanciamiento, el largometraje documental sobre la historia de “los últimos guerreros mayas” llegará a las pantallas del circuito comercial el próximo 29 de enero.

 

Para el egresado del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, CUEC, parte de la fórmula fue establecer un lenguaje más amable con el espectador. “Siempre creí que debía contar la historia a nivel de imagen, estructura y ritmo de forma amigable; pensé la paleta de colores, los formatos y el cómo filmar las escenas para que tuviera algún interés a nivel comercial. Se me hace cuestionable que los trabajos cinematográficos estén cerrados para un público especializado, fue una consideración”.

 

El documental muestra la historia de cinco campeones mundiales de box que en las décadas de los 70 y 80 coincidieron en una misma época y ciudad, Mérida; asimismo les sigue la pista 30 años después.

 

La idea nació mientras Cravioto (México, D. F., 1981) leía en la revista Proceso un reportaje de Beatriz Pereyra, egresada de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM y una de las reporteras de deportes más reconocidas en el ámbito. Para el joven director, en aquél recuento existía el potencial para un largometraje documental pues el género le sentaría bien a la historia. Se contactó con ella y comenzaron a trabajar en el guión.

 

“Los dos estructuramos el guión, ella me guió en los aspectos que conocía tras la exhaustiva investigación en la que, a veces con suerte y otras no tanta, encontró a los cinco y logró meterse en su vida. Yo proponía una estructura y ella me ayudaba desde el papel a hacerla viable”, recordó en entrevista.


Hasta hoy, Los últimos héroes de la península ha sido parte de la selección oficial en el Sexto Festival Internacional de Cine de Morelia, el 2° Festival Internacional de cine de Cancún Riviera Maya y en la XXIII edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Todos en 2008. En los próximos días llegará a las salas comerciales con nueve copias que, tras agotar su tiempo en taquilla en la Ciudad de México, se distribuirán primero en Mérida, naturalmente, y luego en otras plazas del país.

 

Ante la pregunta de cómo enfrentarse al ámbito comercial como lo han hecho los documentales En el hoyo y Los que se quedan, de Juan Carlos Rulfo, o recientemente Los Herederos, de Eugenio Polgovsky, para Cravioto la respuesta es concreta: “tenemos que reinventarnos cómo llegar al público que nos interesa. El estreno en las salas comerciales es un camino complicado para un largometraje que pudiera llamarse de autor y más en el caso de un documental porque no existe un público masivo para este género además de los festivales donde tiene cabida. En salas comerciales es muy escasa la difusión y sobre todo en trabajos mexicanos”, explicó.

 

Por ello, el primer gran reto para esta cinta es resolver la falta de inversión publicitaria, pues distribuidores y exhibidores no han apostado por cintas de estas características por las dificultades para recuperar la inversión. “Cada proyecto tiene que inventarse una estrategia para ser visto por el público. Sería vivir en la irrealidad pensar que un tema popular o una gran campaña llevarían a la gente al cine. Es un nicho de público muy específico el que busca documentales; el reto será mantenerse lo más posible en taquilla y sentar un antecedente de que el género funciona más allá de los circuitos de distribución convencionales”.

 

Afortunadamente, indicó, la distribuidora Alphaville Cinema  (que ha llevado a las carteleras El mago y Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor, de egresados del CUEC) se interesó por su cinta y desde hace un año se embarcó en la planeación del estreno, un proceso “tardado y complicado como sucede con trabajos de estas características”.

 

La estrategia ha consistido en alianzas con medios como la revista Proceso, el Canal 22 y spots para medios digitales. Además, con el proyecto musical Pare de sufrir, formado por Pablo Valero y Pancho, ex integrantes de Santa Sabina, realizó el video Mi tierra querida, cumbia interpretada por Rubén Albarrán,  vocalista de Café Tacvba, que sirve para difundir la cinta.

 

“Que exista un programa de óperas primas en el CUEC –se trata del primer documental beneficiado con éste– se me hace fabuloso. Más apoyo no se puede pedir: un buen presupuesto para hacer y terminar la película. La escuela también gestionó un apoyo del Centro de Capacitación Cinematográfica para hacer la posproducción en 35 mm”, celebró Cravioto.

 

A unos días de presentar Los últimos héroes de la península, Cravioto no se duerme en este logro y posproduce su segundo largometraje, el documental Seguir siendo, Café Tacvba, que muestra la historia de la banda y codirige junto a Ernesto Contreras (Párpados azules, 2007), otro egresado del CUEC.

 

Película “Los últimos héroes de la península”. Fotos Víctor Mendiola.

Héroes

Héroes1

Héroes2

Héroes3

Héroes4