Semana en Cannes por El suicidio del tiempo

Martes, 04 Mayo 2010 16:42

 

Alumno del CUEC invitado a la Semana
de la Crítica del 63 Festival Internacional de Cine de Cannes

 

*Daniel González Olvera, por su documental El suicidio del tiempo

 

 

El alumno del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC),  Daniel González Olvera, realizador del cortometraje El suicidio del tiempo, fue invitado a la Semana de la Crítica del 63 Festival Internacional de Cine de Cannes, Francia, que se realizará del 13 al 21 de mayo.

 

El suicidio del tiempo ya había sido reconocido como Mejor Cortometraje Documental en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2009 y también obtuvo la mención honorífica en la categoría de Derechos Humanos del Festival Contra el Silencio Todas las Voces 2010.

 

En entrevista, el cineasta comentó que la invitación a Cannes, quizá el festival de cine más importante del mundo, posibilitará que el mensaje de su trabajo documental llegue a un público mayor.  Y es que El suicidio del tiempo es un trabajo que aborda un tema difícil y doloroso, cuyo propósito es dar reconocimiento a estudiantes que llegaron a perder la vida por sus convicciones.

 

González Olvera, quien realiza actualmente su tesis para especializarse como documentalista, éste género cinematográfico es un medio que respeta mucho por su honestidad y porque es una forma de expresión cercana a distintos puntos de vista de la realidad. “En mi caso es la herramienta a la cual estoy más agradecido y en la que mejor me he podido expresar”.

 

Dentro del programa de estudios del CUEC realizó varios ejercicios, entre ellos, dos ficciones, dos documentales, dirección de actores, cine-minutos y actualmente busca llevar a cabo su tesis con un documental basado en una leyenda del poblado de Acámbaro, Michoacán. Sobre otra  región de este mismo estado, Tacámbaro, realizó su primer trabajo documental.


El suicidio del tiempo, segundo trabajo documental de González Olvera, fue realizado con la asesoría de sus profesores, pero también recupera su experiencia como alumno de la carrera de Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

 

El realizador comentó que el documental está dedicado al espíritu de la Facultad de Filosofía y Letras; es un reconocimiento al activismo que se da en su interior, a las inquietudes de sus estudiantes, “a la búsqueda constante e intención de crecimiento, que yo respeto y admiro y que quizá yo no pude llevar a la práctica; es el pago de una deuda personal”.

 

En el cortometraje toma como hilo conductor la megaofrenda de Día de Muertos que distintas organizaciones estudiantiles  montan en los dos primeros días de noviembre en las Islas de Ciudad Universitaria. Con esta ofrenda, el cineasta recordaba una pérdida personal y brindaba un tributo al espíritu estudiantil de lucha de los universitarios a través de tres casos: Alexis Benhumea, fallecido en el conflicto de Atenco en 2006; los estudiantes fallecidos en Ecuador durante un bombardeo a un campamento de las FARC y el de Pavel González.

 

El cineasta filmó en el Ajusco, la Facultad de Filosofía y Letras, algunos lugares de Ciudad Universitaria y registró una marcha del 2 de octubre. Como música utiliza fragmentos de Sensemayá e Itinerarios, de Silvestre Revueltas, músico mexicano de quien pretende realizar un documental.

 

A propósito del género, González Olvera señaló que cada propuesta tiene sus exigencias y rutas; en el caso de El suicidio del tiempo llevó a cabo un documental más clásico, con entrevistas y cámara en mano. En este trabajo, se apoyó en un equipo compuesto por los fotógrafos Olivia Portillo y Adrián Sánchez, la sonidista Sofía Ruiz y la productora María Tejeda.

 

Sin embargo, en su tesis se encamina hacia una  propuesta más poética que hablará de Acámbaro, el pueblo natal de su madre y que lo remite a su infancia. El tema  relaciona fuertemente a los habitantes del pueblo con una leyenda que se ha venido transformando desde la época prehispánica, que pasa por la colonia y se renueva en una versión de principios del siglo XX. “Recurro a las tres versiones y probablemente escenifique una procesión que hacen los hombres del lugar y que tiene que ver con la historia”.

 

El documentalista  recordó modestamente que intentó ingresar al CUEC en varias ocasiones y que como no lo lograba entonces se inscribió en Filosofía. Fue alumno del CUEC a partir de 2005. “Estoy muy agradecido con la institución que me proporcionó las herramientas necesarias para expresarme, las enseñanzas que me ofrecieron mis profesores me están dando muchas satisfacciones, aunque yo esté muy lejos de ser un alumno modelo”.