A discusión, procesos de producción y de investigación en el arte

Jueves, 29 Noviembre 2018 14:12

 

 

  • CulturaUNAM y el Centro de las Artes de San Luis Potosí organizan el Octavo Encuentro Internacional de Arte y Significación
  • La producción artística y la investigación se convierten en un proceso inseparable en la creación contemporánea: Nicole Everaert-Desmedt

 

En el marco del décimo aniversario del Centro de las Artes de San Luis Potosí Centenario, se realiza del 27 al 30 de noviembre el Octavo Encuentro Internacional de Arte y Significación. Producción como Investigación. La UNAM fue sede durante los primeros dos días, con conferencias magistrales, ponencias, mesas de diálogo y presentación de proyectos en la Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

En el encuentro “se planteó el estudio de los procesos de representación y significación, así como los efectos que estos tienen en las prácticas y formación en el arte”. La conferencia inaugural corrió a cargo de la doctora especializada en estudios semióticos Nicole Everaert-Desmedt, de la Facultés Universitaires Saint-Louis, de Bruselas, Bélgica, quien explicó cómo la producción artística y la investigación se convierten en un proceso inseparable en la creación contemporánea.

La especialista habló desde un punto de vista semiótico, refiriéndose a la investigación a lo largo del proceso de producción artística, y también desde una mirada institucional, enfocándose a la producción artística como investigación académica.

Dijo que el arte contemporáneo es en cierto modo una autorreflexión filosófica, y que toda obra de arte plantea la cuestión: ¿por qué se le ve como tal y no como cualquier otra cosa? La obra de arte -apuntó- no es un objeto perceptible, sino un proceso, un dispositivo que permite concretar una experiencia artística.

Para exponer al arte como proceso, Evaraert-Desmedt se propuso un acercamiento pragmático basándose en el pensamiento del filósofo, lógico y científico estadounidense Charles Sanders Peirce, fundador del pragmatismo y padre de la semiótica moderna. De él retomó las categorías de primeridad, referida a las cualidades, emociones y lo posible; segundidad, en la que cabe lo real concreto y lo particular; y terceridad, la que abarca la ley, lo necesario y la vida intelectual, cultural y social. De lo que se deriva que existen en correspondencia a estas tres categorías, tres clases de seres humanos: el artista, el técnico y el científico.

Clarificó que la primera clase de individuos está conformada por aquellos para quienes las cualidades y los sentimientos son prioridad, y por lo tanto es fácil identificarlos como los que crean el arte; en la segunda clase entran los individuos prácticos que se preocupan por los negocios, los muy allegados al poder y que lo respetan en la medida en que éste se ejerce; en tanto los de la tercera clase son aquellos a quienes nada les parece más significativo que la razón: los científicos.

Señaló que existe un paralelismo entre la investigación científica y la producción artística, ya que el proceso de producción de una obra de arte es también de investigación, y resulta factible hacerlos coincidir, pues en la obra de arte igualmente ocurre una turbación ante una problemática específica que se quiere explorar, así como el planteamiento y la aplicación de una hipótesis, lo mismo que el juicio del artista sobre su obra. “Los artistas siguen, de manera más o menos consciente ese proceso en la producción de una obra no de manera lineal, sino con ires y venires, con ensayos y errores, probando varias hipótesis hasta encontrar una válida”.

En otra parte de su conferencia mencionó que toda obra de arte no debe ser bella sino admirable, y de la que se puede esperar lo inesperado. En particular en el arte contemporáneo -dijo- todas las técnicas son admitidas y se pueden mezclar. “El artista contemporáneo debe tener un amplio conocimiento cultural y reflexionar sobre lo que es el arte para poder jugar con los límites de éste”. Remató con una idea del teórico francés Nicolas Bourriaud: “El nuevo artista debe saber explotar la historia del arte y toda la cultura como un repertorio de signos”.