El reestreno en la UNAM de la video ópera An index of metals cambia de sede

Miércoles, 05 Septiembre 2018 19:19

 

 

  • La obra de Fausto Romitelli se presentará en el auditorio del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), en el Centro Cultural Universitario, el viernes 7 de septiembre a las 19:00 horas y sábado 8 a las 18:00 horas
  • Forma parte del programa del Festival IM·PULSO Música Escena Verano UNAM
  • Participan el Ensamble Cepromusic y la soprano estadounidense Tiffany Du Mouchelle, dirigidos por José Luis Castillo

 

An index of metals, video ópera del compositor italiano Fausto Romitelli (1963-2004), se presentará en el auditorio del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), el viernes 7 de septiembre a las 19 horas y el sábado 8 a las 18 horas. Con entrada libre, este espectáculo forma parte del Festival IM·PULSO Música Escena Verano UNAM.

Esta obra musical transmediática y transdisciplinar es el resultado de una investigación, a decir del propio autor, que lleva “hasta los límites de la percepción, proyectando el timbre como una luz. Alucinación que hace que el sonido se transforme en algo visual”. Habla de “la materia incandescente, a la vez sonora y luminosa, de un magma de sonidos” y lo hace de una forma abstracta y violenta, mezclando la música espectral con la distorsión del rock y el techno.

Lacomposición data de 2003, un año antes de su muerte por cáncer, y tiene la intención de “desviar la forma secular de la ópera a una experiencia de percepción total, al sumergir al espectador en un material incandescente tan brillante como el sonido”, sin otra narración que la de la hipnosis. Nos propone, comenta en una entrevista el maestro José Luis Castillo, director artístico del Centro de Experimentación y Producción de Música Contemporánea (Cepromusic), un rito iniciático en el que todos participemos en un proceso de inmersión, en un trance de luz y sonidos”.

En el reestreno en México participan el Ensamble Cepromusic y la soprano estadounidense Tiffany Du Mouchelle, experta en la lectura de textos contemporáneos, “con lo que va a estar asegurada toda esa gama de configuraciones de la voz realmente típica del aparato vocal”, indicó Castillo.

De acuerdo al merecedor en dos ocasiones del premio de la Unión Mexicana de Críticos de Teatro y Música, éste será un gran viaje, ahora sí, alucinatorio, casi psicodélico. “Romitelli es un autor de culto, alguien que logra resumir en un discurso muy particular una tradición musical por un lado y, por otro, la parte electroacústica y el rock progresivo, el trance y la alucinación, la cultura del LSD. Su importancia es capital porque nos mostró algunas puertas que podían ser abiertas y ventanas que podían ser traspasadas en la música de finales del siglo XX y de principios del XXI”, agrega Castillo.

Y celebra que tengamos la fortuna de contar con la música de Fausto Romitelli, que habla del timbre y del sonido más que de otras cosas. “Es fascinante su resultante sónico de la voz”, que queda plasmado en un texto de la poeta nacida en la extinta Yugoslavia, Kenka Lekovich. No es un libreto, sino versos entrecortados que funcionan a veces como aforismos, que van de principio a fin a lo largo de toda la partitura”.

En la presentación escrita de la video-opera, Romitelli aclaró: “Noes un nuevo intento de renovar la ópera al agregar la imagen como un complemento de la puesta en escena. Ni un enfoque estrictamente multimedia donde cada artista ilustra una narración común. Es un proyecto muy original pensar juntos en sonido y luz, música y video, usar timbres e imágenes como elementos del mismo continuo sujetos a las mismas transformaciones de computadora. La historia es que esta fusión de percepción, de esta pérdida de puntos de referencia de nuestro cuerpo, se vuelve ilimitada en el horno de una Misa de los sentidos”.

El maestro José Luis Castillo refuerza esta idea del compositor italiano, ganador del Premio Franco Abbiati en 2004, al precisar que no piensa en el video como un agregado multimedia, sino como una pieza transmediática. En la presentación se utilizarán las imágenes originales de Leonardo Romoli (camarógrafo) y Paolo Pachini (informático, camarógrafo y productor ejecutivo).

Fausto Romitelli explicó en su momento: “Son tres películas independientes, transmitidas en tres pantallas, ocupan todo el espacio visual. El sonido se proyecta en puntos brillantes. La imagen explota las mismas características físicas que la música: iridiscencia, corrosiones, deformaciones plásticas, roturas, incandescencia y solarización de superficies metálicas que revelan su naturaleza íntimamente violenta y letal”.

Ritual secular, esculturas sonoras, un espectáculo de luz y saturación visual en el que se descubren las influencias de Pink Floyd y de su gran maestro Franco Donatoni. “Un trance lumínico-sonoro” para cerrar la primera semana de septiembre con un impulso alucinante.