Fragmentos de Kafka, ópera emblemática de György Kurtág, en el MUAC

Martes, 28 Agosto 2018 07:19

 

 

  • La video ópera del compositor húngaro se desarrolla a partir de textos íntimos de cartas y diarios del autor de La Metamorfosis y El Proceso.
  • Participan en escena solamente dos intérpretes: la soprano Irasema Terrazas y el violinista Humberto López, bajo la dirección de Jaime Matarredona
  • Se presenta el sábado 1 y domingo 2 de septiembre en el auditorio del Museo Universitario Arte Contemporáneo, dentro del Festival IM·PULSO Música Escena Verano UNAM

 

Fragmentos de Kafka es una ópera inusual donde participan dos intérpretes: una soprano y un violinista. Música contemporánea del húngaro György Kurtág, desarrollada a partir de los textos íntimos de los diarios y cartas del autor de La Metamorfosis y El Proceso. Técnicamente una de las obras más complejas y difíciles de interpretar.  Poder dar las notas en el tempo y la afinación que marca la partitura requiere de mucha precisión. De repente uno se encuentra con cambios de tono y ritmo. Se requiere de mucha concentración y de un trabajo muy minucioso para lograr el acoplamiento de los ejecutantes. Ambos tienen que ser muy consistentes.

Ópera dividida en 40 secciones, algunas de ellas de 35 segundos de duración y otras más extensas que llegan a los seis minutos. Arropada con multimedia. Para Jaime Matarredona, quien realiza la puesta en escena, diseño de vestuario, escenografía e iluminación, la obra no tiene un sentido narrativo por sí misma, el hilo conductor se va construyendo a partir de pensamientos, cartas y otros recursos visuales y escénicos que permiten contar una historia y ubicarla en un cierto lugar, en este caso en una prisión donde una mujer desolada, la soprano, se enfrenta a sus propios fantasmas y demonios. “El violinista es un poco el carcelero, el compañero, el alter ego.  La música del violín va dando la línea de lo que a ella le va sucediendo y de aquello que reflexiona durante su encierro”.

“Ese mismo hilo conductor que generamos, porque no está en la obra original, hace que se vuelva una música más cercana al espectador. Le estamos quitando un poquito de abstracción al darle una interpretación escénica”, dice Matarredona y añade: “Al hacer una interpretación dramática en la partitura nos la estamos jugando para que el espectador pueda seguir más fácilmente la música y la historia”.

La soprano Irasema Terrazas se verá mucho más libre y desprendida de la música, lo que le permitirá jugar escénicamente, y el violinista Humberto López, clave en los contrapuntos y en los glissandos reflexivos, dará mayor fuerza a los pensamientos de Irasema.

El mismo elenco presentó la ópera en noviembre del año pasado en la Sala Julián Carrillo de Radio UNAM. Llega la oportunidad de hacerlo en el marco del Festival IM·PULSO Música Escena Verano UNAM 2018, el 1 y 2 de septiembre en el Auditorio del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) a las 13 horas.

Para Matarredona esta nueva puesta en escena, revisada y mejorada, de Fragmentos de Kafka nos acerca al mundo del performance, en el sentido de que se juega con cosas no realistas. Se comienza sí de una manera realista, pero luego todo sucede repentinamente en los terrenos de la inconsciencia. Se logra una dimensión más expresiva. “Con el texto tratamos de transmitir nuestra parte más animal e instintiva de interpretar la música contemporánea. Resulta interesante ver que la gente se conmueve al presentarle un paralelismo entre los diferentes discursos que empleamos en la ópera”.

“El reto ahora es adaptarnos al nuevo espacio escénico, transmitir lo que estamos buscando en este lugar. Sentimos curiosidad por saber cuál es el público de la música contemporánea de la una de la tarde”.

Jaime Matarredona sentencia: “la música contemporánea es como los gatos, o te gustan o no te gustan. No hay términos medios”. Por lo pronto, quedan invitados el próximo sábado y domingo para que el músico y director de teatro los vaya conociendo. La entrada es libre.