Biólogos e investigadores reflexionan sobre discursos anticientíficos y el comportamiento humano ante la naturaleza, en el coloquio internacional Los acosos a la civilización

Miércoles, 22 Noviembre 2017 12:12

 

 

El arquitecto y sociólogo Fernando Tudela, el biólogo investigador y ex rector de la UNAM José Sarukhán y la bióloga Julia Carabias reflexionaron sobre los orígenes  e  impactos de los discursos anticientíficos, así como el actual comportamiento del ser humano frente a la naturaleza, temas que repercuten directamente en el medio ambiente y las medidas que se toman para su preservación 

• José Sarukhán dijo que el verdadero problema es que todos los efectos del cambio climático y los daños ambientales son producto del comportamiento humano 

• El coloquio continúa, consultar programación en losacososalacivilizacion.mx

 

Durante la tercera jornada del coloquio internacional Los acosos a la civilización. De muro a muro, se llevó a cabo la charla Protección del medio ambiente frente al discurso anticientífico, donde se reflexionó sobre los orígenes  e  impactos de los discursos anticientíficos, así como el actual comportamiento del ser humano frente a la naturaleza, temas que repercuten directamente en el medio ambiente y las medidas que se toman para su preservación.

 

El evento contó con la participación del arquitecto y sociólogo Fernando Tudela, el biólogo, investigador y ex rector de la UNAM José Sarukhán y la bióloga Julia Carabias.

 

Carabias afirmó que un elemento clave para la toma de buenas decisiones en las políticas ambientales es el conocimiento científico, el cual debe ser de calidad y al alcance de quienes son los responsables de ellas y que al mismo tiempo deben generar las condiciones para su desarrollo y difusión.

 

Dijo que muchas de estas políticas se enfrentan a diversas resistencias, entre ellas los intereses económicos y políticos, así como la falta de educación y la pobreza, que resultan ser el caldo de cultivo para los discursos anticientíficos, como los hechos por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

 

Agregó que estos discursos también se encuentran en México, cuando existen problemas ambientales señalados por grupos científicos, como la alarmante reducción de la población de especies marinas como consecuencia de su sobre explotación, y que son ignorados completamente por la población y círculos de poder que se verían afectados  económicamente al tomar medias en el asunto.

 

Por su parte el biólogo José Sarukhán, dijo que el verdadero problema es que todos los efectos del cambio climático y los daños ambientales son producto del comportamiento humano que, al no querer entender su dependencia y relación histórica con la naturaleza, hace inservible todo discurso científico que pretenda alertar sobre las condiciones actuales del medio ambiente.

 

Señaló que los sistemas económicos actuales han propiciado un gran distanciamiento entre los humanos y la naturaleza, así como profundos cambios biológicos y ambientales, hasta el punto de generar un “síndrome de abstinencia de la Naturaleza”, dentro de comunidades sin sentido de pertenencia social, local ni cultural.

 

El ex rector universitario dijo que algunas de las causas de los cambios ambientales son principalmente la sobrepoblación, la cual ha sido un hecho insólito por ser la especie con mayor biomasa en la historia de la tierra y que aún muestra una curva en crecimiento exponencial, frente a la disminución y extinción de otras especies.

 

Así como la tendencia del consumo desmedido y ascendente en lo que resta del siglo, lo cual ha saqueado los recursos naturales, por ejemplo en el caso del estado de Veracruz que ya no cuenta ni con el tres por ciento de sus zonas forestales;  además de la resistencia por parte de las empresas a adoptar nuevas tecnologías, como el uso de energías renovables, que disminuyan el impacto de la existencia humana en la naturaleza.

 

El investigador recomendó tomar una postura ética ante estos problemas en la que se establezca una relación de respeto hacia la naturaleza y que asuma la responsabilidad que se tiene para con nuestros congéneres coetáneos y futuros. También recomendó acceder a la infinidad de información científica disponible y comprender individualmente las consecuencias de nuestros modos de vivir para dar prioridad a la realización espiritual e intelectual humana como forma de éxito frente a la acumulación de bienes.

 

Por último, el arquitecto Tudela dijo que quienes piensen que el caso de Donald Trump es el ejemplo extremo de las negaciones científicas está en lo incorrecto, aún existen sectores de la población que niegan descubrimientos científicos irrefutables como el hecho de que la tierra no es plana.

 

Dijo que el problema actual de las afectaciones climáticas no es la incertidumbre que pueda tener la ciencia ante algunos fenómenos, sino en la construcción de conciencias sociales capaces de pensar e imaginar las consecuencias de sus acciones, así como de posibles soluciones ante éstas.