El físico Juan Martín Maldacena, una de las mentes más brillantes de la física de nuestros tiempos, inaugura El Aleph. Festival de Arte y Ciencia

Domingo, 15 Octubre 2017 08:26

 

 

Más de 700 personas se dieron cita en la sala Miguel Covarrubias para escuchar la plática El Aleph, las cuerdas y la música de la materia en la que participaron el físico Juan Martín Maldacena, el escritor José Gordon, el físico Alberto Güijosa, y el coordinador de Difusión Cultural UNAM, Jorge Volpi

• El Aleph. Festival de Arte y Ciencia es una celebración del pensamiento interdisciplinario que se realiza del 15 al 22 de octubre. En esta ocasión está dedicado a Las fronteras de la física

• La programación artística incluye el concierto Los planetas de Gustav Holst, suite que tiene como origen una visión simbólica del universo, precedida de una plática introductoria del físico Miguel Alcubierre sobre la geometría del cosmos y las ondas gravitacionales; la participación del ensamble francés Le Poème Harmonique y la proyección de la película La huelga de Sergei Eisenstein, musicalizada por Pierre Jodlowski

• Consulta la programación completa en www.cultura.unam.mx/elaleph

 

El Aleph. Festival de Arte y Ciencia, dio inicio con la charla El Aleph, las cuerdas y la música de la materia, que contó con la participación el destacado físico argentino Juan Martín Maldacena, el físico Alberto Güijosa, el escritor José Gordon y el Coordinador de difusión Cultural UNAM, Jorge Volpi, en la que hablaron, desde los puntos de vista del arte y la ciencia, sobre las contribuciones, los avances y retos de la física actual a partir de las teorías de cuerdas y correspondencia holográfica, las cuales han provocado cambios en los paradigmas en los que se lee y entiende el universo.

 

Juan Martín Maldacena, descubridor del principio holográfico, dijo que uno de los objetivos de estas teorías es tratar de explicar el origen del universo, y aseguró que sus investigaciones se basan principalmente en experimentos imaginarios en los que se buscan leyes que se puedan aplicar a la naturaleza, pero que no se han podido comprobar por las condiciones tecnológicas que en otras áreas de la física otorgan grandes avances.

 

Para acercar al público al entendimiento de estos temas, Maldacea recurrió al uso de analogías, algunas escritas en artículos suyos, como la de la teoría de la correspondencia holográfica, que propone que la información contenida en un volumen de un espacio específico se puede conocer a partir de la frontera de dicha región, desde la cual la información es más sencilla, pero en su  interior muy  compleja; idea que relacionó con los textos escritos que en apariencia son unidimensionales, pero que en su relación oracional  se vuelven más complejos los conceptos que habitan las palabras.

 

Ante la pregunta de  Jorge Volpi sobre la existencia de limitaciones humanas para comprender todas las cosas en el universo, el físico argentino, dijo que a lo largo de la historia se han pensado en muchas limitaciones pero consideró que es responsabilidad de los científicos de todas las generaciones expandir los límites del conocimiento.

 

Más tarde el físico universitario Alberto Güijosa preguntó a Juan Maldacena cuál es, desde su perspectiva, una de las cosas más bellas del universo. El argentino respondió que los conceptos de las fluctuaciones cuánticas y la aparente simplicidad del origen cósmico.

 

Maldacena declaró que una de las cosas más divertidas de ser físico era poder entender los descubrimientos nuevos y ser un poco partícipe de ello. Como el hecho de vivir en la época en que se descubrieron las ondas gravitaciones que Albert Einstein predijera años atrás.

 

Durante la conferencia, el escritor José Gordon, habló sobre la existencia de múltiples dimensiones e hizo referencia a los estudios del matemático Charles Howard Hinton, quien propuso la existencia de una cuarta dimensión, en ella había unos cubos con los que el escritor argentino Jorge Luis Borges jugaba y que posiblemente le dieran las primeras ideas del Aleph.  

 

Por su parte, Maldacena resaltó las similitudes entre el cuento de Borges El jardín de senderos que se bifurcan, que propone la existencia de otras realidades, y la descripción de la teoría de la mecánica cuántica, en que una partícula puede seguir muchas trayectorias al mismo tiempo y al juntarse provocar distintos efectos.

 

Como parte de las actividades artísticas durante la primera jornada de El Aleph. Festival de Arte y Ciencia, se presentó la obra de teatro El radio de Marie Curie, dirigida por Gabriela Lozano, en la cual la actriz Claudia Lobo interpreta a la científica polaca, pionera en el campo de la radiactividad.

 

El Aleph. Festival de Arte y Ciencia

 

El Aleph tiene resonancias tanto en la literatura, dentro de las ficciones de Jorge Luis Borges, como en las matemáticas, dentro de la teoría del infinito. En ambos casos, simboliza un conjunto en el que caben todas las cosas que existen en el universo, en particular las artes y las ciencias. Aquí todo se une.

 

De ahí el nombre que CulturaUNAM otorga a este encuentro entre artistas, científicos, escritores, bailarines y actores que tendrá lugar en el Centro Cultural Universitario (CCU) del 15 al 22 de octubre: El Aleph. Festival de Arte y Ciencia.

 

Con esta iniciativa, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) enfrenta el reto de acercar a los universitarios y al público en general a los campos de la ciencia y del arte, como caminos complementarios en constante interacción para la generación de conocimiento.

 

En el encuentro se darán cita algunos de los científicos mexicanos más destacados como el físico Miguel Alcubierre, director del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM; el físico Gerardo Herrera, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), coordinador del equipo mexicano que trabaja en el proyecto ALICE en el CERN; el físico Alejandro Frank, coordinador académico, fundador del Centro de Ciencias de la Complejidad de la UNAM; el astrofísico Jesús González, director del Instituto de Astronomía de la UNAM, la doctora en astrobiología Antígona Segura y la doctora en física Karen Volke.

 

La programación del festival, curada por los divulgadores de la ciencia José (Pepe) Gordon y Gabriela Frías, así como por Juan Ayala, secretario de Programación y Planeación de CulturaUNAM, se centra en los conocimientos de vanguardia sobre las fronteras de la física moderna, así como en las nuevas vías de investigación experimental y teórica que abren nuevas vistas del universo.  

 

La física Isabel Béjar, física del CERN, conversará sobre los colisionadores de partículas del futuro y las nuevas vistas del universo que intentarán sondear. La doctora Béjar participa en el diseño y creación de un nuevo colisionador que tendrá un anillo de 100 kilómetros para investigar fronteras de la ciencia que se consideran infranqueables.

 

Entre las actividades artísticas se encuentra el concierto Los planetas de Gustav Holst, con la Orquesta Filarmónica de la UNAM bajo la dirección de Sylvain Gasançon; la agrupación francesa Le Poème Harmonique, presentará el programa En las cortes del mundo que muestra el exotismo oriental que matizó el gusto musical francés y europeo en el siglo XVII.

 

Pierre Jodlowski musicalizará en sistema multicanal la película La huelga, de Eisenstein. Este evento será precedido de una plática introductoria del físico Gerardo García Naumis sobre la física de la música, desde Pitágoras hasta los teclados modernos.

 

Con el espectáculo Horses in the Sky, de la Compañía de Danza Contemporánea Kibutz, se hará una exploración de las regiones más remotas del espacio. Se presentarán también los montajes Galileo o la abolición del cielo; El radio de Marie Curie, así como el performance El colisionador de voces con la artista conceptual Ale de la Puente, cuyo trabajo se adentra en la noción del tiempo a través de una poetización de las experiencias espaciales, desde una aproximación tecnológica, científica, filosófica y lingüística.

 

En la obra de teatro La desobediencia de Marte, Juan Villoro aborda el desafío que impone la realidad a nuestros modelos de conocimiento. En esta conferencia magistral, Villoro plantea el conflicto entre la teoría y la evidencia experimental en dos grandes investigadores de las órbitas planetarias: los astrónomos Tycho Brahey y Johannes Kepler. Se abre así una reflexión sobre la distancia entre el deseo y la realidad tanto en la física como en las relaciones humanas. Se trata de un drama que a la vez es cósmico y teatral.

 

La huida de Quetzalcóatl, investigación escénica de Mónica Raya, propone una reflexión sensorial y colectiva para acceder al pensamiento náhuatl por medio de los recursos de las artes escénicas. Está basada en la única pieza dramática de Miguel León-Portilla, escrita en 1952. La obra explora el escape del tiempo a través de la figura mítica de Quetzalcóatl.

 

Del 20 al 22 de octubre los asistentes podrán disfrutar de la Feria del Libro El Aleph. Arte y Ciencia en la Explanada de la Espiga, en donde encontrarán una gran oferta de publicaciones sobre estos dos enfoques, y del 17 al 20 de octubre tendrá lugar el Segundo Coloquio Internacional de Literatura Fantástica Ignacio Padilla, en el marco del 80 aniversario de la muerte de Howard Phillips Lovecraft.

 

El cine también forma parte de esta experiencia de El Aleph. En la Sala José Revueltas del CCU se programará un ciclo de cine que incluye trabajos como El universo eleganteCapítulo 1. El sueño de Einstein dirigida por Joseph McMaster, Julia Cort y David Hickman; Pi, el orden del caos de Darren Aronofsky; Mente indomable dirigida por Gus Van Sant; Interstellar de Christopher Nolan; La teoría del todo de James Marsh; ¡Han llegado! dirigida por David Twohy; La prueba del director John Madden; Una mente brillante de Ron Howard, o El hombre que conocía el infinito. La entrada es libre para todas las funciones.