UNAM apaga hoy instalación lumínica Xipe Tótec

Miércoles, 11 Marzo 2015 22:43


La instalación lumínica Xipe Tótec

será sometida a un proceso de recuperación

* A partir de hoy será apagada para recuperar su integridad óptima y hasta entonces volverá a ser el icono de la Universidad Nacional que ilumina la ciudad de México

La Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM informa que la instalación in situ Xipe Tótec, que realizara el artista visual Thomas Glassford en la Torre del Centro Cultural Universitario Tlatelolco, para conmemorar el Centenario de la Universidad Nacional Autónoma de México, se apagará hoy indefinidamente para ser sometida a un proceso de recuperación.

En colaboración con el artista, esta casa de estudios inició un proceso de gestión para restaurar la pieza en su integridad. Para ello, de acuerdo con Glassford, se ha decidido apagarla a partir de hoy con el fin de iniciar lo antes posible su mantenimiento y recuperación.

Glassford considera que ha sido un honor tener la oportunidad de realizar la pieza Xipe Tótec en el edificio principal del  Centro Cultural Universitario de Tlatelolco. Dice que la respuesta y aceptación de la comunidad y del público de la Ciudad de México ha sido algo inesperado y una experiencia increíblemente grata en su trayectoria como artista.

Sin embargo, considera que es necesario apagarla para recuperar la integridad óptima de la obra.

Xipe Tótec

“Xipe Tótec: Un faro de México” fue inaugurado el 23 de noviembre del 2010. A partir de esa fecha, una red intrigante, relativamente invisible durante el día, se encendió como llamas por la noche transformándose en un patrón lumínico tan complejo como la misma historia del sitio. La intervención arquitectónica de Glassford, que llegó a ser un referente del paisaje urbano, técnica y visualmente intrincada, cubre las cuatro fachadas del edificio con un velo de diodos emisores de luz rojos y azules.

Con el título de la obra, Glassford decide venerar al dios azteca o mexica, Xipe Tótec. También llamado “Nuestro Señor el Desollado” o el “Bebedor Nocturno”. Xipe Tótec se excorió para alimentar a la humanidad, un acto que refleja el desprendimiento de la capa externa de la semilla del maíz antes de su germinación, un acto de rejuvenecimiento.

En el mundo azteca, los sacerdotes se ataviaban de las pieles de los guerreros derrotados como un símbolo de renacimiento, de salud y de vida. De la misma forma, Tlatelolco se viste con una nueva piel cuyo sistema capilar resplandece para conmemorar una nueva vida como Centro Cultural Universitario, un faro visible desde cualquier punto estratégico del Valle de México.