Tiempo universitario

Miércoles, 29 Septiembre 2010 21:01

 

Recoge Tiempo universitario un siglo de historia



*Imágenes disponibles en: www.difusioncultural.unam.mx/saladeprensa/

**En el Antiguo Colegio de San Ildefonso, la UNAM revisa su legado y aportaciones al país
***Comparte su historia con un programa de exposiciones en cuatro sedes universitarias

 

Prueba de su vitalidad y de su papel fundamental en el desarrollo de este país, y como parte de las celebraciones por los 100 años de su fundación como Universidad Nacional, la Máxima Casa de Estudios presenta en el Antiguo Colegio de San Ildefonso la exposición Tiempo universitario.

 

La muestra, que incluye numerosos objetos del patrimonio universitario, ofrece un amplio recorrido que va desde su pasado virreinal y su fundación el 22 de septiembre de 1910 como parte de los festejos del centenario de la Independencia, hasta sus alcances más recientes en difusión de la cultura, labor docente, investigación, vinculación con la vida nacional y su visión prospectiva.

 

A cien años de su fundación, resalta el texto curatorial de Rafael Tovar y de Teresa y Sergio Raúl Arroyo, “la Universidad hace un alto en el camino para mirarse en el espejo de la historia y de sus múltiples desafíos, superados algunos, pendientes otros más”.

 

Tiempo universitario destaca la labor de la Universidad durante el último siglo como conciencia reflexiva de la nación, motor de progreso, espacio de pluralidad ideológica e impulso democrático, además de su papel activo en los principales movimientos sociales de ese periodo histórico.

 

En el recorrido conviven recursos multimedia, fotografías, videos, audios y objetos que resguardan las diferentes entidades universitarias, entre los que destacan el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades concedido a la UNAM en 2009, el boceto para el Estadio Olímpico de Diego Rivera y los múltiples trofeos deportivos.

 

El amplio recorrido por la historia universitaria forma parte de un programa de exposiciones que se ubican en cuatro sedes.

Tiempo universitario se divide en dos partes. La primera, ubicada en San Ildefonso, ofrece testimonios de la producción de conocimiento y de los aspectos formativos y artísticos de esta casa de estudios. Y la segunda, Constructores: los universitarios en el desarrollo del México Moderno (1910-2010), es alojada por el Palacio de Minería.

 

Por otra parte, Cien años de pintura en la Universidad Nacional presenta en el Museo Universitario del Chopo una revisión del patrimonio universitario que incluye lienzos, nombres, movimientos, épocas y corrientes de un siglo en las artes plásticas mexicanas.

 

Comunicación lumínica, en el Palacio de la Antigua Escuela de Medicina, es una instalación lumínica que se inspira en el funcionamiento de las neuronas y su tarea vinculadora. Su intención es permitir al usuario ubicarse visualmente en todos los recintos para interactuar y comunicarse de manera virtual.

 

Una mirada a la historia

La exposición se divide en 18 grandes apartados que, conformados por objetos emblemáticos y explicaciones puntuales, abarcan los diferentes periodos del tiempo universitario: su origen y estructura, sus periodos álgidos, logros y desafíos, así como su presencia activa en los movimientos sociales y democráticos del país, las luchas por los derechos humanos, el compromiso social de sus egresados y la identificación de sus aportes a la vida nacional.

 

Del virreinato y los vaivenes de la institución en el siglo XIX, hasta su inauguración como Universidad Nacional de México en el Anfiteatro Simón Bolívar de la Escuela Nacional Preparatoria el 22 de septiembre de 1910. Así, se construye un recorrido por su historia y presencia, que hoy trasciende las fronteras nacionales y cuenta con sedes en EUA, Canadá y España.

 

Se presentan documentos de la vida universitaria, como los que dan cuenta de su Autonomía en 1929; las Leyes Orgánicas de 1929, 1933 y 1945 y la concepción de su escudo y lema concebido por José Vasconcelos.

 

Destaca los aportes de sus generaciones de intelectuales, como el Ateneo de la Juventud, sociedad literaria fundada por alumnos y ex alumnos de la Escuela Nacional Preparatoria (Alfonso Reyes, Alfonso Caso, José Vasconcelos, Martín Luis Guzmán, Julio Torri y Jesús T. Acevedo), que reconfiguraron el esquema educativo nacional.

 

Además, se describe su estructura y sistemas, así como sus aportaciones en los ámbitos de la ciencia (genera la mitad de la producción científica de las universidades mexicanas), tecnología, arquitectura e ingeniería, cómputo avanzado, actividades deportivas, humanidades y ciencias sociales, además de la difusión cultural.

 

Por último, se presenta una reflexión sobre la existencia de la UNAM, sus retos y su futuro. En el apartado “Prospectiva”, sus ex rectores y profesores eméritos hablan de su relación con la Universidad y cómo ésta ha marcado sus vidas.

 

A través de recursos multimedia, se presenta una línea del tiempo interactiva que parte de 1910 hasta la fecha e incluye un abanico de imágenes y documentos, un mapa del antiguo barrio universitario y una base de datos de investigaciones en proceso.

 

Durante el recorrido, se presentan diferentes muestras de la labor de resguardo de la memoria que emprendió Radio UNAM en la década de 1960 con el proyecto Voz viva.

 

Entre los objetos que reúne Tiempo universitario, se cuentan piezas de arte de diferentes colecciones –como la del MUAC– que enriquecen el recorrido histórico a través de otros lenguajes. Además de curiosidades como un telescopio del siglo XIX, un modelo mecánico del movimiento de los planetas o un cronómetro efemerídeo astronómico que data de 1878; instrumentos médicos, colecciones entomológicas y paleontológicas.

 

Grabados, esculturas y retratos de la Academia de San Carlos; ediciones de libros que atesora la Biblioteca Nacional, la maqueta de Mario Pani de la Torre de Rectoría y el modelo para la Biblioteca Central de Juan O´Gorman de 1952 ilustran la inmersión por la historia de la UNAM que ofrece la exposición Tiempo universitario, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.