San Ildefonso presenta la videoinstalación Estadio Azteca 2010. Proeza Maleable

Miércoles, 21 Noviembre 2018 19:50

 

 

  • La obra de la artista Melanie Smith estará únicamente cinco días en exhibición, del 23 al 28 de noviembre
  • Tendrá una escala monumental para establecer un juego con los murales de José Clemente Orozco del lugar
  • La pieza aborda la configuración casi imposible de la condición de un contrato social en nuestro país: Javier Barrios, curador de la exhibición

 

El Antiguo Colegio de San Idelfonso exhibirá sólo durante cinco días una nueva versión de la videoinstalación Estadio Azteca 2010. Proeza Maleable, de la artista Melanie Smith, creada en 2010 para conmemorar el bicentenario de la independencia y el centenario de la Revolución, y que en su primera versión se presentó en el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), el Museo Nacional del Arte y el Pabellón de México de la 54 Bienal de Venecia.

“La obra representa una activación de la relación entre el caos y la modernidad, y está constituida por una serie de mosaicos creados por 3 mil estudiantes de escuelas públicas mexicanas que, al combinarse, componen distintas imágenes de la historia del arte”, según se anuncia en la cartelera del museo.

Javier Barrios, curador de exhibición, explicó que para esta reposición de decidió aumentar la escala de la pieza a un nivel monumental. “La pantalla en la que se proyecta tienen una dimensión de 7 x 5 metros, así de grande deliberadamente con el propósito de emplazarla en el patio del museo para que esté jugando con los murales de (José Clemente) Orozco, el muralista mexicano que más explora las relaciones entre figura y forma como relaciones de fuerza y de expresión, no tanto de representación”. 

“Al crecer la escala del video -agregó- queremos que se produzca en todo el espacio de San Idelfonso como una experiencia diferenciada. Es la misma pieza pero a la vez es otra, lo único que hicimos fue escalarla a un gran formato que invite a una experiencia en el espacio.  Siempre se ha pensado como instalación, no es un video, sino una matriz que nos permite reconfigurar el lugar en donde se instala. Es como una pieza viva”.

Los asistentes serán testigos de un juego intencional de anacronismos visuales y sonoros. La pieza en su nivel performático se compone de diversas imágenes referidas a la historia del arte, como el Cuadrado rojo de Malévich, a los imaginarios nacionalistas mexicanos e incluso a imaginarios populares de la cultura de masas, como el mítico luchador Santo, el Enmascarado de Plata

“La pieza aborda la configuración casi imposible de la condición de un contrato social en nuestro país, tras la revolución y todos los intentos modernizadores de la nación. Melanie utiliza ese caos instalado como porción vital en la sociedad mexicana para trabajar una relación entre afecto social e imaginarios nacionales. Ese es el tema de la pieza y lo trabaja a través del intento de 3 mil estudiantes por formar con diferentes mosaicos símbolos nacionales en un lugar de fragilidad que no termina por consolidarse”, indicó el curador.

Javier Barrios comentó que esta pieza es una reapropiación en ese sentido, precisamente para poner en juego el imaginario de la nación y la sociedad, “como esta relación torpe, difícil, caótica, llena de afectos, contradicciones y tensiones. Es una suerte de crítica a la modernidad, lo que es muy propio de todo el trabajo creativo de Melanie, y que explica mucho del trabajo consecuente que ha hecho en relación, por ejemplo, a los murales de Diego Rivera en Palacio Nacional, donde empezó a fragmentarlos como un ejercicio de un proyecto entorpecido, y a partir de esto explorar algo que es casi sagrado: la mitología del muralismo como construcción ideológica de la nación”.

Naturalizada como mexicana y residiendo en nuestro país por casi 30 años, el origen inglés de Melanie Smith y su estrategia artística le permite guardar una distancia desde una perspectiva artística, y a la vez mantener una mirada crítica sobre el entorno, tal y como ocurre con en este proyecto en particular, el cual tiene como escenario uno de los sitios con mayor significado simbólico-social de la cultura mexicana: El estadio Azteca, “el epítome de la modernidad mexicana”.

10 minutos y 29 segundos de duración en los que se presencia “el caos casi en el sentido dionisiaco como la pura porción de vida, esa que va a desbordar el símbolo que lo contiene”. Del video se ha hecho la siguiente descripción: “Recorre la belleza arquitectónica del lugar, la exalta. El equilibrio estético viene roto cuando cientos de niños en una tabla gimnástica levantan cartones de colores para formar imágenes; en la parte superior, una pantalla proyecta permanentemente el Angelus Novus (1920), de Paul Klee, citado por Walter Benjamin. Abajo, en las gradas, los niños componen cromos populares de libros de texto o calendarios y en la cancha forman el cuadrado rojo sobre fondo blanco de Malévich”.

Melanie Smith establece afectos y afectaciones de masa social y emblemas de la modernidad y la contemporaneidad. Tan universal como profundamente local, llega a San Idelfonso para develar cómo se convierten en caos los símbolos que fundan la modernidad.

La videoinstalación, forma parte de las actividades para conmemorar los 50 años del movimiento estudiantil de 1968, se exhibirá del 23 al 28 de noviembre en el Antiguo Colegio de San Idelfonso.